Postales de la calle. La caída de el nido