La fotógrafa que quería ser monja e inmortalizó como nadie la revista porteña