La segunda boda de Charlotte Casiraghi: una ceremonia religiosa en la Provence

Dieron el "sí, quiero" en la abadía de Sainte-Marie de Pierredon, en la cima de una colina a las afueras de Saint-Rémy
Dieron el "sí, quiero" en la abadía de Sainte-Marie de Pierredon, en la cima de una colina a las afueras de Saint-Rémy Fuente: HOLA - Crédito: Fe´lix Dol-Maillot
(0)
1 de julio de 2019  • 20:47

La Provence fue el escenario de su infancia. Allí Charlotte Casiraghi vivió hasta la adolescencia, junto a su madre Carolina de Mónaco y sus hermanos, Andrea y Pierre, tras la trágica muerte de su padre Stefano, en 1990. Décadas después, la "princesa filósofa" regresó a aquella tierra, que en verano huele a lavanda, cedrón y romero, para escribir uno de los capítulos más felices y románticos de su vida: la boda religiosa con el productor de cine francés Dimitri Rassam.

Un mes después del casamiento civil en Mónaco, los novios eligieron la abadía de Sainte-Marie de Pierredon, en las afueras del pueblo de Saint-Rémy-de-Provence, para sellar su amor ante Dios. La abadía parece salida de un cuento: fue construida en 1200 y está situada en la cima de una colina, rodeada de doscientas hectáreas de bosque.

Para preservar su intimidad, Charlotte y Dimitri mantuvieron en secreto la localización hasta último momento y así lograron que la ceremonia fuera muy íntima, con familiares y amigos más cercanos como únicos testigos.

Los novios (vestidos de blanco) intercambian una romántica mirada en las primeras imágenes oficiales ofrecidas por palacio
Los novios (vestidos de blanco) intercambian una romántica mirada en las primeras imágenes oficiales ofrecidas por palacio Fuente: HOLA - Crédito: Fe´lix Dol-Maillot

A pesar de la discreción con la que quisieron celebrar su casamiento, fue inevitable que a través de las redes sociales se filtraran algunos detalles como, por ejemplo, la etiqueta de los souvenirs diseñados por la empresa Fuseaux de Lavande.
A pesar de la discreción con la que quisieron celebrar su casamiento, fue inevitable que a través de las redes sociales se filtraran algunos detalles como, por ejemplo, la etiqueta de los souvenirs diseñados por la empresa Fuseaux de Lavande. Fuente: HOLA

Charlotte lució pocas joyas: un conjunto de colgante y pendientes circulares de diamantes. En su mano derecha, su anillo de compromiso, un regalo que le hizo Dimitri Rassam en París, en marzo de 2018, y un sencillo ramo de lavanda, símbolo de La Provence francesa.
Charlotte lució pocas joyas: un conjunto de colgante y pendientes circulares de diamantes. En su mano derecha, su anillo de compromiso, un regalo que le hizo Dimitri Rassam en París, en marzo de 2018, y un sencillo ramo de lavanda, símbolo de La Provence francesa. Fuente: HOLA - Crédito: Fe´lix Dol-Maillot

DOS DÍAS DE FIESTA Y UNA FERIA ESPAÑOLA

Según pudo saber ¡Hola!, el lugar de la fiesta posterior a la ceremonia también era un misterio para los invitados, que fueron citados en el campo y desde allí trasladados en vehículos a una finca, donde se unieron a los recién casados. El dress-code, tal y como rezaba la invitación, sugería ir de blanco y con estilo bohemio. El domingo, Charlotte y Dimitri convocaron a sus amistades a un almuerzo en otro rincón secreto de Saint-Rémy -pidieron a todos que fueran vestidos de "gitanos chic"-, donde montaron una feria con acento español. Un guiño de la novia a su infancia en el lugar, cuando vestía trajes de flamenca para las fiestas andaluzas que se celebran durante el verano en el pueblo.

La abadía de Sainte-Marie de Pierredon tiene una superficie total de 600 hectáreas. con jardines dibujados en escuadra, suelos de piedra clara y estanques
La abadía de Sainte-Marie de Pierredon tiene una superficie total de 600 hectáreas. con jardines dibujados en escuadra, suelos de piedra clara y estanques Fuente: HOLA

La capilla romántica del siglo XII -con torre y campanario- fue el lugar donde Charlotte y Dimitri dieron el "sí, quiero". Está enclavada en lo que fue una abadía y hoy se disfruta como una casa de campo.
La capilla romántica del siglo XII -con torre y campanario- fue el lugar donde Charlotte y Dimitri dieron el "sí, quiero". Está enclavada en lo que fue una abadía y hoy se disfruta como una casa de campo. Fuente: HOLA

La celebración tuvo lugar en Le Mas de la Source, la propiedad que Carolina de Mónaco tiene en este municipio de la Costa Azul francesa. Fue el efímero nido de amor con su marido Stefano Casiraghi, que la compró para su familia tan sólo unos meses antes de morir.
La celebración tuvo lugar en Le Mas de la Source, la propiedad que Carolina de Mónaco tiene en este municipio de la Costa Azul francesa. Fue el efímero nido de amor con su marido Stefano Casiraghi, que la compró para su familia tan sólo unos meses antes de morir. Fuente: HOLA

LOS GRIMALDI Y SAINT-RÉMY, CASI CUATROCIENTOS AÑOS DE HISTORIA

La elección de Saint-Rémy tuvo dos razones: una sentimental y otra histórica. Quizá la primera haya pesado más que la segunda. Tras la muerte de Stefano en un accidente náutico, Charlotte y su familia se refugiaron en esa bella comuna francesa, a casi tres horas de Mónaco.

Fue la modelo Inès de la Fressange, amiga de Carolina, quien descubrió la zona, famosa por sus idílicos paisajes. La princesa de Mónaco, destrozada, se propuso cumplir allí con una de las últimas voluntades de su difunto marido: dar a sus hijos una vida discreta y serena. Carolina y sus herederos se recluyeron en la masía "Le Mas de la Source", en las afueras del pueblo, y se los podía ver con frecuencia pasear en bicicleta, ir de compras, recoger flores, montar a caballo por el campo o participar en la tradicional Fiesta de la Trashumancia, el pasodel ganado desde las zonas de pasto de invierno a las de verano. Charlotte, Andrea y Pierre acudían a la escuela pública y, después de clase, al club hípico de Antiques, donde la mujercita de la familia descubrió su pasión por los caballos.

Saint-Rémy es un sitio vinculado a los Grimaldi desde hace siglos. En 1643, el rey Luis XIII de Francia donó esta jurisdicción a Honorato II Grimaldi, primer monarca monegasco. En conmemoración, el príncipe Alberto sigue ostentando el señorío de esta comuna.

Hubo grandes ausencias, como las de Bianca Brandolini y Margherita Missoni, dos de las mejores amigas de la novia. Sin embargo, sí estuvieron otros amigos, como Aldo Comas y su mujer, la actriz Macarena Gómez.
Hubo grandes ausencias, como las de Bianca Brandolini y Margherita Missoni, dos de las mejores amigas de la novia. Sin embargo, sí estuvieron otros amigos, como Aldo Comas y su mujer, la actriz Macarena Gómez. Fuente: HOLA

La famosa maquilladora Marie Nicolas viajó junto con su marido Alex
La famosa maquilladora Marie Nicolas viajó junto con su marido Alex Fuente: HOLA

La modelo italiana Bianca Balti, con su novio Sal Lahoud.
La modelo italiana Bianca Balti, con su novio Sal Lahoud. Fuente: HOLA

Una imagen que publicó Camille Gottlieb el día de la boda, cuando los termómetros marcaban 44 grados.
Una imagen que publicó Camille Gottlieb el día de la boda, cuando los termómetros marcaban 44 grados. Fuente: HOLA

Los ramilletes de lavanda, típicos de la zona, que regalaron los novios a sus invitados
Los ramilletes de lavanda, típicos de la zona, que regalaron los novios a sus invitados Fuente: HOLA

Guardaba cierto parecido con el que llevó su madre en su boda con Philippe Junot -literalmente, cuarenta años antes, se casó el 29 de junio del 73-, un diseño de Marc Bohan para la maison Dior.
Guardaba cierto parecido con el que llevó su madre en su boda con Philippe Junot -literalmente, cuarenta años antes, se casó el 29 de junio del 73-, un diseño de Marc Bohan para la maison Dior. Fuente: HOLA - Crédito: Getty Images

Durante los diez años que Charlotte vivió en Saint-Rémy, aprendió a amar la cultura taurina y española que se respira en ese pueblo provenzal.
Durante los diez años que Charlotte vivió en Saint-Rémy, aprendió a amar la cultura taurina y española que se respira en ese pueblo provenzal. Fuente: HOLA

Tras la muerte de Stefano Casiraghi, Carolina de Mónaco se mudó a Saint- Rémy para cumplir con una de las últimas voluntades de su marido: dar a sus hijos una vida serena
Tras la muerte de Stefano Casiraghi, Carolina de Mónaco se mudó a Saint- Rémy para cumplir con una de las últimas voluntades de su marido: dar a sus hijos una vida serena Fuente: HOLA

También acudía a la Feria de Saint-Rémy para disfrutar de los espectáculos taurinos.
También acudía a la Feria de Saint-Rémy para disfrutar de los espectáculos taurinos. Fuente: HOLA

En los veranos de los años 90, la hija de la princesa Carolina se vestía con trajes de lunares para las fiestas andaluzas que se celebraban en el club hípico.
En los veranos de los años 90, la hija de la princesa Carolina se vestía con trajes de lunares para las fiestas andaluzas que se celebraban en el club hípico. Fuente: HOLA

Se había rumoreado que los novios celebrarían su boda religiosa en la isla siciliana de Pantelleria, donde Carole Bouquet, la madre de Rassam, tiene una casa, pero finalmente eligieron casarse en este pequeño pueblo de La Provence francesa de menos de 10 mil habitantes
Se había rumoreado que los novios celebrarían su boda religiosa en la isla siciliana de Pantelleria, donde Carole Bouquet, la madre de Rassam, tiene una casa, pero finalmente eligieron casarse en este pequeño pueblo de La Provence francesa de menos de 10 mil habitantes Fuente: HOLA - Crédito: Getty Images

Pierre durante una Fiesta de la Trashumancia, desfile de más de 3000 ovejas en la ciudad.
Pierre durante una Fiesta de la Trashumancia, desfile de más de 3000 ovejas en la ciudad. Fuente: HOLA

La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana
La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.