La trampa del aire acondicionado: la obsesión por el frío calienta el planeta