Las pantallas no nos "arruinan" la vista, pero hay que cuidar a los más chicos

La visión de los chicos corre más peligro ante estos estímulos, pero hay maneras de cuidarlos
La visión de los chicos corre más peligro ante estos estímulos, pero hay maneras de cuidarlos Crédito: Shutterstock
Cecilia Acuña
(0)
16 de enero de 2019  • 17:04

Afirmar que la visión de un adulto que pasa mucho tiempo frente a las pantallas se deteriora es una falacia. El sentido de la vista no tiene fecha de vencimiento, los ojos duran hasta el último día de nuestras vidas salvo, claro, casos extremos. Lo que sí sucede frente a la luz azul de las computadoras, celulares o tablets es que la vista se cansa por un lado y, por otro, que puede llegar a producir ojos secos.

No pasa lo mismo con los niños en los que la exposición intensa a las pantallas puede ser la razón de una miopía a largo plazo. La evidencia científica asegura que el uso extendido de la visión a corta distancia multiplica la cantidad de futuros jóvenes y adultos miopes. Por eso, aunque no se trate de una afección contagiosa, se dice que estamos frente a una epidemia de miopía.

Los ojos adultos

"Es importante aclarar que las actividades como mirar la pantalla de una computadora, un smartphone u otro tipo de dispositivo digital durante largos períodos de tiempo no causan daños a los ojos, pero, como todo órgano, los excesos repercuten ocasionando cansancio visual y sequedad ocular", explica el médico oftalmólogo Omar López Mato. Esto se debe en que, a diferencia de los niños, el globo ocular ya está formado.

Sin embargo, lo que sí todavía está en discusión sin resultados concluyentes es que la luz azul de los dispositivos digitales podría llegar a causar daños en la mácula, que es la región de la retina más importante para la agudeza visual. "Este tipo de luz es un factor que potencialmente podría llegar a contribuir a la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), aunque, insisto esta hipótesis continúa en discusión", señala Lupinacci. Los signos propios del envejecimiento ocular por ahora son la presbicia primero, las cataratas después y el proceso de deterioro natural de las retinas.

Respecto de los ojos secos la explicación se encuentra en la frecuencia del parpadeo. Así lo explica López Mato: "Normalmente los seres humanos parpadean entre 12 y 18 veces por minuto, pero los estudios demuestran que la frecuencia de parpadeo disminuye a la mitad en personas que prestan atención a sus tareas en computadoras y otros dispositivos de pantalla digital bien sea trabajando o jugando".

Nuestros ojos no se van a "gastar" pero sí se cansan más rápido
Nuestros ojos no se van a "gastar" pero sí se cansan más rápido Crédito: Shutterstock

Junto con la sequedad ocular, la problemática derivada de la exposición extendida a la luz azul es un fuerte cansancio visual -llamado astenopia- producido por "distancias reducidas de lectura, caracteres pequeños, reflejos de las pantallas y luz azul violeta" indica Lupinacci y agrega que "la preocupación real acerca del uso de las pantallas y de la salud ocular advertida por la Asociación Argentina de Oftalmología con evidencia científica es que la luz azul puede interferir con los ritmos circadianos humanos lo que, por ejemplo, dificulta conciliar el sueño".

La vista de los niños

A largo plazo, el uso de pantallas en niños sí puede causar enfermedades. La epidemia de miopía se explica por la cantidad de tiempo que pasan, especialmente, los menores de dos años frente a una pantalla. "La Academia Americana de Pediatría desaconseja el uso de luces azules violetas porque alteran el sueño y porque un uso excesivo aumenta la posibilidades de tener miopía el día de mañana", dice López Mato.

¿A qué se debe la miopía? Como premisa, hay que tener en cuenta que en los niños el sistema de la vista todavía se encuentra en formación. De ahí que "el exceso de tiempo de visión cercana estimule el crecimiento del globo ocular que, al elongarlo, hace miope al ojo. Diferentes estudios demuestran que los niños que pasan más tiempo frente a estímulos lejanos, como jugar al aire libre, tienen menos miopía", indica Lupinacci.

10 consejos para evitar la fatiga y sequedad ocular

  1. Sentarse a una distancia aproximada de medio metro de la pantalla de la computadora y colocarla de tal forma que se mire levemente hacia abajo. De esta manera los párpados cubren la córnea.
  2. Reducir el brillo de la pantalla.
  3. Acordarse de parpadear. Escribir una nota que diga "Parpadear" y pegarla en la computadora como un recordatorio.
  4. Usar la regla 20-20-20: cada veinte minutos mirar a un objeto que esté a unos seis metros de distancia por unos veinte segundos.
  5. Usar lágrimas artificiales para refrescar los ojos cuando se sientan secos.
  6. Tomar descansos regulares alejados de las pantallas.
  7. Dormir lo suficiente durante la noche. Cuando se duerme menos de lo necesario, los ojos pueden irritarse. Durante el sueño, los ojos descansan durante un período prolongado y se reponen por medio nutrientes que alimentan su córnea.
  8. Dar un descanso a los ojos: usar anteojos.
  9. No dormir con los lentes de contacto puestos.
  10. Limitar el uso de las pantallas antes de irse a la cama por dos o tres horas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.