Leo Gabes. "Admiro a Víctor Hugo y a Mariano Closs por la manera en que laburan"

Un hombre de radio versátil.
Un hombre de radio versátil. Fuente: Archivo
(0)
17 de agosto de 2020  

Un amigo me dijo el otro día que era como James Brown, "el hombre más trabajador en la industria del espectáculo", pero en el mundo de la radio. Me parece exagerado, pero no me molesta que mi nombre quede pegado a la palabra "trabajo". En un punto, tiene razón. Vivo en estadio de radio permanente. Arranco a la mañana con Clemente Cancela y el equipo de Sexy Pipol. Ahí tengo una sección semanal, los "Chorigabes", donde paso temas de cumbia romántica, que también se emite en formato de podcast. A la tarde me sumo a Closs Continental, con Mariano y un montón de compañeros queridos. Y, a la noche, también por Continental, hacemos Mañana será otro día, de 20 hasta la medianoche, con Dominique Metzger y un equipo que, también, funciona como un grupo de amigos, para cerrar el día con información, pero sobre todo divirtiéndonos nosotros y divirtiendo a la audiencia. Habitualmente, el relato de los partidos se lleva buena parte de mi fin de semana, pero ahora como no hay fútbol, hacemos Los unos y los otros, por Continental, los domingos a la tarde.

Si lo hubiese soñado nunca lo hubiese creído. De chiquito, mi pasión era relatar. Y, desde muy joven, tenía en claro que esa era mi vocación. Pero no llegó por casualidad: lo importante es el camino. Lo que me permite hacer todo lo que hago hoy es haber hecho de todo. Cada vez que surge un proyecto nuevo me puedo subir porque siento que lo puedo lograr.

Con el equipo de Sexy Pipol, donde hace sus especiales de cumbia romántica.
Con el equipo de Sexy Pipol, donde hace sus especiales de cumbia romántica. Fuente: Archivo

Siempre me gustó el show, la animación, la posibilidad de sacarle una sonrisa a alguien. Ojo, no soy un humorista. Pero intento sorprender con alguna ocurrencia, apelando al gen de barrio que llevo adentro y que de a poco empecé a exponer en el aire.

De algún modo, cambio el chip de acuerdo con la audiencia. A la mañana es un público más joven, tiene otra dinámica, banca otro tipo de humor. Y aunque a la noche de a poco voy mostrando una faceta más desenvuelta, forma todavía parte de un proceso. De ablandar al oyente de la radio AM.

Donde dejo la informalidad de lado es en el momento de relatar un partido. Me parece que tiene que ser más formal.

Donde dejo la informalidad de lado es en el momento de relatar un partido. Me parece que tiene que ser más formal. Por más que tenga 38 años, trato de que lleve una impronta joven. Eso no significa ni hablar pavadas, ni faltar el respeto. Yo estoy contando algo que está pasando. Le estoy contando a la gente, que tiene que cerrar los ojos, imaginarse lo que está escuchando y visualizarlo tal cual. Si logro ese objetivo es porque lo hice bien.

Mariano Closs es uno de mis referentes. Que me haya convocado para ser parte de su equipo me llena de orgullo, porque ha marcado a una generación. Yo me crie escuchando a Víctor Hugo. También lo tengo muy impregnado. Admiro a los dos por la forma en que laburan. No regalan nada. No descansan con el partido. Yo sé que no es lo mismo relatar la final de la Copa del Mundo que relatar Patronato contra Godoy Cruz. Pero lo importante está en hablarle con el mismo profesionalismo a uno, a cien o a un millón. Creo haber adoptado eso.

Víctor Hugo Morales, uno de los referentes de Leo Gabes.
Víctor Hugo Morales, uno de los referentes de Leo Gabes. Fuente: Archivo

Soy muy versátil porque escuché todo. Muchos amigos eran esclavos de ¿Cuál es? No escuchaban otra cosa. Y es verdad que ese programa cambió la historia. Pero el hecho de escuchar un único programa te hace ver las cosas de una sola forma. Lo que me dio a mí la posibilidad de ver las cosas de otra manera fue absorber todo lo que escuché recorriendo el dial. Yo escuchaba a Larrea de chico e interpretaba cada cosa que decía. Me gustaba Omar Cerasuolo. A Víctor Hugo también, lo escuchaba y lo analizaba: cómo decía las frases, cómo explicaba un sentimiento, que para mí era maravilloso. Yo escuchaba a Fernando Niembro: no hubo nadie que manejara los silencios en la radio, al menos en los programas deportivos, como los manejaba él. Se callaba y se frenaba todo. Con él entendí que hablar no siempre es lo más importante en la radio. También a Luis Garibotti escuchando temas románticos a la tarde. A la Negra Vernaci. A Daisy May Queen. A Matías Martin. Durante toda mi vida, como oyente, me permití explorar cada uno de los mundos. Y eso me sirvió para recolectar en todos estos años la posibilidad de tener un montón de herramientas. Mi idea es sacar lo mejor de cada uno, guardarlo y utilizarlo en el momento oportuno. Para hacerle honor a la radio, que para mí es el motor para devastar tu inconsciente.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.