Martin Roig. Abre las puertas de su departamento, sin reglas ni preconceptos