srcset

Lifestyle

Massimo Bottura abrió Casa María Luigia y te contamos como es por dentro su hotel

Delfina Degliantoni
(0)
11 de diciembre de 2019  • 15:23

Luego de 40 minutos de viaje desde Bolonia, atravesando un paisaje agreste en las afueras de la ciudad de Modena, un camino arbolado enmarcaba la llegada a la Casa Maria Luigia.

Como entusiasta de la gastronomía, pero sobre todo del buen comer, el que te permite descubrir la identidad cultural y los orígenes de cada región, me anoté para formar parte de un workshop en el que podía combinar mis 2 pasiones : la Arquitectura ( mi profesión) y la comida.

Crédito: Delfina Degliantoni

Y así, con la ansiedad propia de cuando un evento especial que uno anhela hace tiempo se aproxima, llegue al nuevo establecimiento que el Chef Massimo Bottura y Lara Gilmore eligieron para ampliar los horizontes del universo de Osteria Francescana. Una casa de campo del siglo 18 en la zona de Emilia Romaña para poder hospedar a todo aquel que desee pasar unos días inolvidables.

Crédito: Delfina Degliantoni

Casa Maria Luigia está compuesta por tres construcciones: una casa principal con 12 habitaciones, un espacio separado con la cocina y el restaurante y una pequeña vivienda junto a un estanque y la pileta.

Massimo en uno de los ambientes de Casa Maria Luigia
Massimo en uno de los ambientes de Casa Maria Luigia Crédito: Instagram Massimo Bottura

En la planta baja de la casa principal se encuentran los espacios comunes. Un amplio living central con un comedor, una selección de obras de arte contemporáneo -como las del artista WeiWei- que contrasta con una bóveda de cañón corrida, enteramente decorada con frescos de rosados, verdes y celestes pasteles en toda su superficie e iluminada con un artefacto sumamente delicado que la pone en valor. El mobiliario, una mezcla entre lo contemporáneo y las piezas vintage le daban un toque único.

Crédito: Delfina Degliantoni

A la izquierda, un pequeño salón de música con una poltrona proust ubicada en el centro del espacio en tonos celestes. A su alrededor, una biblioteca en color verde agua con una colección de vinilos y un sistema de audio de alta fidelidad.

Crédito: Delfina Degliantoni

A la derecha, un salón con un sillón de 2 cuerpos y 2 poltronas creaban un espacio más íntimo para degustar licores, whiskys y otras bebidas alcohólicas. La decoración siempre jugando con el contraste entre lo antiguo y lo moderno.

Crédito: Delfina Degliantoni

En una construcción enfrentada y a pocos metros de la casa principal, se encontraba el salón destinado para servir el desayuno.

El espacio es austero a simple vista, pero rico en todos los sentidos. Los muros cubiertos por obras de Damien Hirst crean una especie de juego entre lo que representa la industria farmacéutica y la « Slow food » presente en la gastronomía de Massimo Bottura.

Crédito: Delfina Degliantoni

Tres mesas de madera en roble con sillas negras y apoyabrazos revestidas en cuero definen el espacio junto al « kitchen pass » (el espacio entre la cocina y los comensales, área manejada por el responsable de la cocina).

Crédito: Delfina Degliantoni

Una mesa despojada, sencilla y minimalista con vajilla diseñada especialmente para cada paso creaban el contexto ideal para recibir la obra de arte de esta experiencia.

Solo restaba vivirla y empezar a probar las preparaciones.

Los 9 pasos: los clásicos de Osteria Francescana de Bottura

Primer paso : Tributo a Normandia

El primer paso: Tributo a Normandía
El primer paso: Tributo a Normandía Crédito: Delfina Degliantoni

Dentro de una concha de una ostra sobre un colchón de sal gruesa se presentó un tartar de cordero recubierto con una salsa que simulaba ser mayonesa (realizado con aceite y agua de ostras sin nada de huevo por lo que nada tenía que ver con una mayonesa) con un montoncito de granita verde a un lado. Probar todas las capas juntas permitía sentir las diferentes texturas y temperaturas de un bocado.

Segundo paso : Otoño en Nueva York como una ensalada de mariscos

Segundo paso
Segundo paso Crédito: Delfina Degliantoni

Un plato hondo contenía un pescado de río desmenuzado en porciones generosas con pequeñas esferas de manzanas verdes de 5mm de diámetro, caviar, jengibre y chips de arroz inflado a modo decorativo. Una vez presentado el plato sobre la mesa se sirvió un caldo que hacía « flotar » la preparación de color blanco sobre una sopa de tonalidad marrón claro. Deliciosa sensación probar el crujiente de la manzana verde con el aire de los chips y la textura del caviar mezclado con el sabor del pescado.

Tercer paso : Pasta al pesto en abstracto

Pasta al pesto, el tercero de los pasos
Pasta al pesto, el tercero de los pasos Crédito: Delfina Degliantoni

Una base de parmesano y piñones en forma de crema en el fondo de un recipiente cilíndrico, verduras al vapor junto con papas cortadas en pequeños cuadraditos con una cocción menor a lo convencional (permitiendo que al masticarlas sintamos su estructura), sopa miso realizada con la tradicional técnica japonesa y algunas hierbas tales como menta, eneldo, albahaca y un pesto líquido servido por el camarero en el plato de cada comensal, generaban la ilusión de estar degustando una pasta, que en realidad no lo era.

Cuarto paso : Cinco estaciones del Reggiano Parmigiano, en diferentes texturas y temperaturas

Paso cuatro: Cinco estaciones
Paso cuatro: Cinco estaciones Crédito: Delfina Degliantoni

Mi favorito, no solo por la delicadeza de sus combinaciones y maduraciones sino por los contrastes de texturas y técnicas. Aquí se mezclan cinco estados del Reggiano Parmigiano : una espuma liviana y aireada de queso, una mousse, una mezcla similar a la de una ricotta, una crema líquida y unos crocantes. El aroma del plato sumado a los sabores de las diferentes maduraciones del verdadero reggiano parmigiano y las diferentes temperaturas hacen que la calidad de esta experiencia sea sensacional.

Quinto paso : La parte crocante de la lasaña

Paso cinco: Crocante de Lasagna
Paso cinco: Crocante de Lasagna Crédito: Delfina Degliantoni

El show en la presentación de este plato con los colores de la bandera italiana en la masa crocante quemada minutos antes de servirse sumado a lo innovador de la propuesta al querer hacerle llegar a cada comensal la mejor parte de este plato hacen que una lasagna tradicional se convierta en una novedad. La mezcla del relleno de carne y salsa blanca por un lado junto con una masa crocante presentada en forma vertical es lo que sorprende gratamente.

Sexto paso : Hermosa, psicodélica, ternera al espiedo-pintada no grillada a la llama

Sexto paso: la ternera ispirada en Damien Hirst
Sexto paso: la ternera ispirada en Damien Hirst Crédito: Delfina Degliantoni

Podría definirlo como un cuadro comestible. La presentación inspirada en un cuadro de Damien Hirst hace que una rodaja de carne vacuna acompañada con salsas de color amarillo, verde y rojo, salpicadas de forma muy estética y expresivas sobre un plato blanco, parezca una verdadera obra de arte. Un plato que se vinculaba con los dicho por Massimo Bottura mnutos antes: « Lo importante para vivir de la creatividad es creer en la poesía »

Séptimo paso : Sorbete a la modenese

Séptimo paso: los tortellinis diferentes
Séptimo paso: los tortellinis diferentes Crédito: Delfina Degliantoni

Uno de los productos típicos de la región de Emilia Romaña son los tortellinis. Se dice que su forma proviene de la inspiración en el ombligo de Venus, la Diosa del Amor. Tradicionalmente los tortellinis son una pasta rellena con carne, mortadela, jamón crudo y parmiggiano regiano servidos en un caldo de pollo.

En sus inicios en Osteria Francescana, la presentación de la tradicional receta de « Il Tortellini in brodo » causó mucho revuelo en la zona, debido a que la receta original había sido reinterpretada por el chef.

Luego de varios años de este hecho decidió servirlos con una salsa de parmesano y crema, muy diferente a la tradición de la región.

Octavo paso : Ensalada caesar en flor

El octavo paso con la ensalada caesar en flor
El octavo paso con la ensalada caesar en flor Crédito: Delfina Degliantoni

Una verdadera experiencia sensorial. Una ensalada coronada con pétalos de flores comestibles con una variedad de colores y una salsa especiada con sabor a camomille. Presentada al momento de servir con un perfume de durazno vaporizado sobre cada plato y en el ambiente para recrear un clima primaveral. La experiencia fue mágica, no solo por lo espectacular del colorido del plato sino por las sensaciones que se recrearon al momento de la presentación.

Noveno paso : Oops ! se me cayó la tarta al limón

Crédito: Delfina Degliantoni

Un accidente muchas veces puede significar una gran oportunidad. Este fue el caso para el origen de este plato. Un accidente en la cocina antes de servir esta tarta hizo que la forma en que era servido normalmente fuera reinterpretada. Una simple tarta de limón puede llegar a ser la mejor vivencia cuando a esta se le suman los detalles que aparecieron en este plato: un muestrario de sabores del Sur de Italia.

Una esfera de helado de vainilla acompañado de un disco de masa muy fina presentada de forma vertical con una gran mancha de un amarillo intenso decorando el plato con sabor a limón y en un lateral una hilera de sabores exóticos a modo de muestrario para acompañar esta tarta: una alcaparra, una pizca de orégano, albahaca, limón de sorrento, una gota de picante y aceite de oliva entre otros. La combinación que en un principio parecería descabellada para los paladares más conservadores terminó siendo un encuentro entre tradición y modernidad.

El menú de Osteria Francescana
El menú de Osteria Francescana Crédito: Delfina Degliantoni

Una experiencia que cuesta transmitirla ya que la comida trasciende la barrera de lo meramente funcional para convertirse en una experiencia sensorial. Una experiencia que podrán disfrutar quienes empiecen a sumarse a la lista de reservas abierta hace pocos días x Massimo, aquellos platos pioneros de la carta de Ostería Francescana que ya no se sirven allí.

Crédito: Delfina Degliantoni

* La autora es arquitecta y participó del workshop arquitectura y gastronomía dictado en Italia

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.