Postales de la calle. Memoria necesaria