Mi regalo favorito

Todo obsequio tiene una historia que sintetiza la calidad de una relación, la sensibilidad de quien lo recibe y de quien lo entrega. Hecho con sabiduría, satisface un deseo del destinatario y, en todos los casos, plasma en un objeto la corriente de afecto que une a dos o más personas. Figuras del arte y del espectáculo cuentan cuales son sus presentes más queridos
(0)
16 de diciembre de 2001  

Ruben Rada, músico

“Soy gordito desde hace muchos años, y siempre usé chaleco para camuflar la pancita. Por eso uno de los mejores regalos que recibí fue el de mi amigo El Pulpa, que me dio parte de un traje de él para que yo lo usara. Es un chaleco de tela negra que ya forma parte de mi personalidad. Lo amo, lo llevo a todos lados. Tengo otros chalecos nuevos, pero no los uso.

Y le pongo adornos, que voy rotando por temporadas, en una época tenía unos papagayos tocando las congas, después usé un escudo con la foto de John Lennon, y también una foto de mis tres hijos. Ahora estoy usando un prendedor que me regalaron en un colegio de Uruguay. Tengo de todo, cada vez que viajo me compro alguno nuevo, tengo una guitarrita, un tambor..., pero el más exótico es una media luna de plata que compré en el mercado de antigüedades de Montevideo. Al chaleco ya lo tengo desde hace más de diez años, pero lo cuido como al pan, lo mando a la tintorería, lo trato con cuidado, pero en la parte de atrás, ya no es más negro brillante como al principio: ahora, de tan gastado, está marrón.”

Como parte de los festejos por su primer Disco de Oro en la Argentina por el álbum Quien va a cantar, a fines de noviembre último organizó una tocada callejera con 1500 participantes que lo siguieron en procesión y baile hasta el teatro Opera. Ahora, continúa como productor de su propia empresa, La Rada.

Maitena, humorista

“La gracia del regalo está en la historia. Fue durante la última Navidad, venía de un año agotador, estaba cansada, desmotivada, alterada, un fin de año terrible. Hablamos con mi marido (Daniel Kon) y quedamos en que no haríamos regalos. Me encanta celebrar, pero yo estaba tan escéptica a todo que me parecía muy hipócrita pensar en hacernos regalos y pensar con espíritu navideño. Odiaba la Navidad, odiaba todo. Nos fuimos a Uruguay. La noche del 24 estábamos solos, con mi hija Amaya y un amigo, Mex Urtizberea. Muy tranquilo todo. Después nos quedamos los dos solos, Amaya se había ido a bailar con Mex. Estábamos mirando el mar desde el living y en eso apareció mi marido lleno de paquetes y una carta, ¡eran todos para mí! Lo único que pensé en ese momento fue protestar y decirle: Pero yo no te compré nada, y a Amaya tampoco... , y empecé a abrir los regalos, eran seis libros, como para que no me olvidara de las cosas que más me gustaban de la vida. Fue emocionante. Uno era un libro enorme de zapatos, otro con fotos de lujo sobre osos, una enciclopedia del vino de Oz Clarke, un libraco espectacular sobre las distintas corrientes del art decó, uno de cómics de mi autor preferido, Ralf König (un alemán gay que envidia a las mujeres), y uno sobre pescados y mariscos, suena a chiste, pero es un libro alucinante, que te enseña cómo limpiar pescado y recetas que probamos durante todo ese verano.”

Maitena acaba de editar el libro Mujeres Alteradas V. Para el año próximo, simplifica: "Me gustaría tener un año estúpido. Me paso la vida teniendo hijos, plantando árboles y escribiendo libros."

Damián De Santo, actor

“Hasta hace poco, que mi mujer (Vanina Bilous) me regaló las timbaletas, andaba por la casa tocando en el tacho de basura, la pileta de la cocina y las cacerolas. No me lo esperaba, fue una sorpresa. ¡Además le acertó con la marca y el color! Me encanta la percusión. Las tengo en el living, toco muy poco, porque casi nunca estoy en casa, y siempre en privado. No estudié nunca, lo hago de oído. Soy como los Stones. A los vecinos no los molesto, pongo algo de Santana de fondo y me largo con lo mío. Es el mejor regalo, me fascina la música. También canto. El primer instrumento de mi vida me lo regaló mamá cuando iba a la primaria, era una flauta dulce. Pero con la percusión estoy en mi salsa.”

El 5 de julio último nació su hijo, Joaquín. En lo profesional se destaca su labor en televisión con 22, el loco; y en cine, el estreno de Cabeza de Tigre, con Héctor Alterio, y + bien, con Gustavo Cerati y Ruth Infartinatto. Para el año 2002, prevé la firma de un contrato para hacer una comedia romántica en televisión.

Dolores Barreiro, modelo

“Más allá del regalo en sí mismo, un aro de plata con forma de pez, es el recuerdo de la experiencia que fue recibirlo. Fue durante un viaje que hicimos con Matías (Camisani, su marido) de diciembre a febrero de este año. Visitamos Nepal, India, Vietnam y Tailandia. Nos metíamos en mercados increíbles, y yo, que estaba embarazada de 7 meses, andaba con mi panza al aire. Era genial porque los lugareños se iban gritando unos a otros para que me miraran pasar, les llamaba la atención mi panza, les causaba gracia y cierta incomodidad. En uno de esos puestos, me entusiasmé comprando artesanías en plata, donde había una viejita que hacía un esfuerzo por hacerse entender en inglés. Y cuando me iba me regaló este aro como buen augurio para el nacimiento. Me emocionó un gesto tan desinteresado, con buena onda. Le agradecí mucho, pero no la besé ni la abracé porque para ellos hubiera sido una falta de respeto.”

Entre lo más importante del año destaca el nacimiento de su hijo Valentino, el 16 de abril. Hizo varias campañas publicitarias y participó en desfiles.

Para el año próximo tiene una propuesta para volver a la televisión.

Martín Caparros, escritor

“Mi regalo preferido no tiene nada que ver con un objeto. Es más, no es algo que yo haya recibido, o sí. Fue la mirada, la cara de felicidad de mi hijo Juan cuando le di un autito para la Navidad de 1995. El tenía 4 años, estábamos todos en Cariló con mis primos y tíos de Francia e Inglaterra: gran reunión navideña. Cada vez que íbamos a la playa pasábamos por una juguetería y Juan se quedaba hechizado mirando un autito de la vidriera. Así que lo compré y lo puse bajo el árbol para él. Cuando lo abrió, fue genial ver cómo se le iluminó la cara. Me miró radiante, y me dijo: Pá, ¿cómo sabías que esto era lo que yo quería?

El estaba feliz porque yo lo había entendido y para mí fue una sensación increíble, me llenó de placer poder hacer algo que le diera tanto gusto. Juan ya tiene 10 años y el auto está destartalado, pero todavía anda por ahí, en su dormitorio, aunque eso es lo que menos importa.”

Mientras disfruta del éxito de Un día en la vida de Dios, que acaba de ser reeditada, trabaja en un libro sobre la vida de Soledad Rosas, una crónica sobre esta argentina que se fue a Italia de paseo, se enamoró y terminó muerta en una cárcel. Aunque no tiene fecha prevista, espera su edición para mediados el año 2002.

Renata Schussheim, artista plástica

“Me encanta que me regalen flores, sobre todo orquídeas. Es una flor que me recuerda mucho los años 40. Una conjunción de lo caro y lo efímero. Es muy vistosa, pero dura poco. Es cierto, el objeto del regalo desaparece pronto, pero nunca te olvidás de la persona que te la regala. Además es una flor para usarla, la ponés unas horas en la heladera y a la noche te la ponés para salir, porque la orquídea nació para ser admirada por los demás. La que más emoción me trae es la que recibí de un hombre importante en mi vida, más que amigo, cuyo nombre mantendré en secreto. Esa noche salimos, y me la puse en la cabeza, me gusta más que sobre la ropa. Pero la última vez que recibí una fue hace años. Con Oscar Araiz hemos tenido una curiosa historia de regalos. En una época, competíamos por quién regalaba lo más ridículo. En mi balcón, todavía tengo un enano de jardín y una Blancanieves que me regaló; pero dejamos de hacerlo porque ya teníamos nuestras casas llenas de basura.”

Además de recibir el Premio Konex de Platino, destaca como muy emocional la posibilidad de haber trabajado con su hijo Damián Laplace con la obra Clínica Ego, en el teatro Maipo. Para principios de 2002 hará una exposición de dibujos y esculturas en el Museo de Bellas Artes; en teatro, Cabalgata Nacional, con Oscar Araiz, y Edipo, con dirección del catalán Lluis Pasqual e interpretación de Alfredo Alcón.

Luis Felipe Noe, artista plástico

“El cuadro de Jorge de la Vega se llama You are Welcome. Lo había pintado en 1966, durante los años que compartimos en Nueva York. Y para mí, además del recuerdo de haberlo visto cuando lo hacía, este díptico marca un cambio en su estilo, donde empezó a ser más realista en los detalles. Es una obra muy importante en su evolución. Siempre me gustó ese cuadro. Es más, Sam Hunter, un crítico muy importante, dijo que la visión norteamericana de esa época sólo fue acertada en la obra de dos artistas: Andy Warhol y Jorge de la Vega (¡y eso que era latino!). Este cuadro llegó a mis manos después de dos regalos frustrados. En realidad, él me había regalado un cuadro y poco después me llamó preguntándome si se lo podía devolver porque tenía un comprador. Al tiempo, me regaló otro y pasó lo mismo... Bueno, no es que me sacara lo regalado, entre artistas esto se hace mucho, son como permutas que no dejan de ser regalos. Cuando Jorge murió, a los 41 años, su mujer, Marta Rossi, que sabía la historia de las obras devueltas, me llamó para que eligiera una obra. No lo dudé. Me quedé con ésa. Me encanta, me trae muchos recuerdos. Jorge era mi alter ego. Todavía es como un fantasma dentro mío, y he soñado reiteradas veces con él. Siempre es el mismo sueño: me lo encuentro por la calle y yo le digo que no puede ser..., si fui a tu entierro, le digo. Pero él no me contesta. Sólo sonríe.”

Durante 2001, realizó en la Galería Rubbers dos exposiciones sobre pinturas y dibujos poco conocidos por el público; y está terminando de escribir un libro de memorias sobre su obra artística. El año próximo, De La Flor editará Las aventuras de Recontrapoder, una historieta realizada en conjunto con Nahuel Rando, con textos propios y dibujos de ambos.

Erica García, cantante

“Esta guitarra me dio de comer. Gracias a este regalo tengo una vida. Me la trajeron los Reyes Magos cuando tenía 7 años. Hasta ese entonces, yo tocaba de oído, con la guitarra de papá (Rafael García), y el día que me la regalaron papá me enseñó tres notas. Después, aprendí todo sola. La usé hasta los 20 años, cuando me compré la guitarra eléctrica con mi propia plata; y esta pobre criolla quedó olvidada en la casa de mamá. Es raro, también, porque papá me pasó el don de la música, pero nunca tocamos juntos, al principio porque era muy tímida, y después ya fui muy independiente, en mi familia somos bastante solitarios. Ahora, pese a que ya estoy acostumbrada al público, ni siquiera toco para mis amigos, por ahí zapamos algo entre todos. Entre otras señas particulares, la guitarra tiene una calcomanía con unos angelitos que ya casi no se ven, algunos machucones, la madera del diapasón gastada y la primera cuerda rota. Es curioso, la del Mi es una nota que sigo rompiendo todavía hoy”

Este año cambió su banda, grabó con los músicos que admira: Joe Gore, el guitarrista de Tom Waits y la banda de Beck. Además, acaba de presentar su tercer disco, Amorama, producido por Gustavo Santaolalla, y comenzó una gira por el país. Para 2002, estará de gira por la edición del disco en América latina y los Estados Unidos.

Agradecimientos: Telas Miranda Green, Cabello 3919, Cap. Fed. - Orquídea Shop, Paraguay 799, 4124-4500. - Paula Cahen D’Anvers.

Maitena: maquillaje Sofía Alvarez Uriburu con productos Lancôme, para SCM.

Renata Schussheim: maquilló María José Carreras, con productos H. Rubinstein, para SCM.

Dolores Barreiro: peinó Sergio Latiensa; maquilló Sebastián Correa con productos H. Rubinstein, para SCM.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.