Mi cuento favorito VII. Mi tío de Lima