Miguel Mateos

Acaba de grabar su nuevo disco en vivo, con la ayuda de más de mil gargantas. El mítico líder de Zas probó en el Astral su inagotable convocatoria
(0)
9 de diciembre de 2001  

1. ¿Por qué un único recital?

-El vivo es lo único que no te pueden duplicar, y esta vez quise hacerlo irrepetible.

2. ¿Usted es un dedo acusador?

-Mi detector de mentiras interno se saturó. Y salgo a decirlo.

3. ¿A qué público le canta hoy?

-A tres generaciones; nunca lo hubiera pensado, pero lo disfruto.

4. ¿Dónde guarda los discos de Oro y de Platino?

-¡Me robaron casi todos! Entraron a mi casa en Los Angeles, y creyeron que eran de Oro y de Platino de verdad.

5. ¿Cuánto tiempo vivió en Estados Unidos?

-De 1989 a 1994. Aprendí mucho. Y generé toda una movida que desde acá no hubiese podido.

6. ¿Cómo conquistó al público de toda América?

-Con el lema de Rock en tu idioma. Explotó en México, y se extendió a otros países, incluso a los Estados Unidos.

7. ¿Cómo es su casa en Belgrano?

-Es sencilla, pero linda, con jardín, parrilla y mi estudio en el sótano.

8. ¿Su vida fue siempre tan tranquilita?

-Y, sí: me levanto temprano y me aíslo para trabajar.

8. Entonces, ¿nunca una noche rockera?

-¡Cuando toco! Fuera de eso, me gusta estar con mi mujer y mi hijo; como mucho, juntar a cuatro amigos y ver una película.

10. ¿No se cansa de las giras?

-Me pasó, y estuve dos años sin exposición pública.

11. ¿Qué molestó de Pisanlov, censurado en 1996?

-Los argentinitos. La compañía discográfica decidió que no era conveniente que esa canción se escuchara acá.

12. ¿Su público más caliente?

-El argentino, con el que tengo una historia en común. Ahora vengo de Salta, Tucumán, Mendoza... y volví a comprobarlo.

13. ¿Su método para recuperarse de una afonía?

-Comer ensalada de cebollas crudas.

14. ¿De dónde salen las canciones?

-Del trabajo. Es sumar, buscar en el archivo propio, encontrar un verso y unos acordes, y que de pronto, algo explote.

15. ¿Le aburre que el público le pida siempre los mismos temas?

-No, me amigué con mis clásicos. Vi a McCartney hace unos años, tocando Yesterday, y entendí.

16. ¿El rock se dobla, pero no se rompe?

-No sé, yo hago rock, pero no es mi único mundo. Ahora estoy componiendo una ópera.

17. ¿Alcanzó alguna forma de felicidad?

-Sí, la única posible: tener todo resuelto sería un plomo.

18. ¿Qué piensa de un mundo siempre en guerra?

-Pienso que el mundo es así, el yin y el yang: todo tiene consecuencias positivas y negativas, todo el tiempo.

19. ¿Qué les dice a sus clubs de fans?

-Hablo con ellos por mi página en Internet. Son muy intelectuales, citan a Nietzsche o analizan frases de canciones mías que ni yo recuerdo.

20. ¿Lo sigue golpeando la injusticia social?

-Sí, veo que miramos para afuera, pensamos en las ballenas... Y a los chaqueñitos, a los tucumanitos, ¿quién los salva?

21. ¿Qué música escucha?

-Mi constante musical es Gustav Mahler.

22. ¿Recibe muchos piropos?

-No, en mi público hay mayoría masculina, y no me piropean.

23. ¿Lo más importante en una mujer?

-El misterio. Es más importante que un buen físico.

24. ¿Su Buenos Aires es querido?

-Sí, como dice el título de una canción mía: ¿Quién sedujo a quién, Buenos Aires?

25. ¿Le importa el fútbol?

-Sí, admiro esa estrategia de la cabeza, el corazón, las patas de once tipos.

26. ¿Qué siente un tema suyo al ser canto de tribuna?

-A Tirá para arriba le pasó, y tan honrado.

27. Forme la banda ideal.

-Hendrix, McCartney, la batería de John Bonham y la voz de Stevie Wonder. ¡Yo me ocupo de promocionarlos!

28. ¿La influencia más básica que reconoce?

-Los Beatles, siempre.

29. ¿Cree en los finales felices?

-Sí, claro, cómo no voy a creer.

30. ¿Qué escena de película acude ahora a su mente?

-La búsqueda a través del río de Apocalipsis Now, que refleja esos momentos en que estamos enfrentando algo fuerte.

31. ¿Un lugar al que no volvería?

-Al útero, a pesar de que dicen que uno se pasa nueve meses dentro y los años siguientes tratando de volver.

32. ¿Su remedio contra mañanas nubladas?

-Salir a correr.

33. ¿Qué lugar ocupó Zas dentro del rock latino?

-Yo no puedo juzgarlo. Lo que sí sé es que fue una patriada que increíblemente salió bien.

34. Hoy, ¿la música latina es el nuevo chiche del mundo?

-Más bien, ya cansa, porque hasta Madonna canta en castellano.

35. ¿En nombre de qué mentiría?

-De la paz.

36. ¿Visceral o intelectual?

-Creo que el cuerpo es un espíritu sólido, y que los actos nos salen de las vísceras, aunque usemos la razón para justificarlos.

37. ¿A quién le cuenta sus cuitas?

-A mi mujer. Pero no todas: guardo algunos misterios, para que no se aburra después de veinte años.

38. ¿Algo que espera ansiosamente?

-Cumplir con la gira que hago cada año y medio por Estados Unidos, que está postergada.

39. ¿Está harto de las etiquetas?

-Sí. Algunos me encasillaron y sólo aceptaban mis canciones de denuncia. Pero yo amo el pop.

40. ¿Tiró alguna vez la toalla?

-No, nunca. Me banco las crisis: suelen protegernos de algo peor.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.