Militello y Hitzig. "La humanidad hará todo para volver a la vieja normalidad"

Arquitectos socios de Estudio HMA, acaban de ser distinguidos en Londres por el diseño de un restaurante en Riyadh (Arabia Saudita) y piensan cómo cambiarán los locales gastronómicos y las oficinas tras la pandemia
Arquitectos socios de Estudio HMA, acaban de ser distinguidos en Londres por el diseño de un restaurante en Riyadh (Arabia Saudita) y piensan cómo cambiarán los locales gastronómicos y las oficinas tras la pandemia Fuente: LA NACION
Sebastián A. Ríos
(0)
29 de agosto de 2020  

"No nos interesa ni copiar, ni reproducir, ni generar escenografías, sino el desafío intelectual de generar arquitectura", coinciden Fernando Hitzig (44) y Leonardo Militello (42), socios del estudio Hitzig Militello Arquitectos, que acaban de ser distinguidos como finalistas del International Restaurant and Bar Design Awards (en la categoría Mejor Diseño de Restaurante de Medio Oriente y África), por el diseño de Fogón, un restaurante situado en Riyadh, Arabia Saudita.

Pero no hay que ir tan lejos para constatar el creativo (y premiado) trabajo de la dupla: en Palermo se encuentra el bar Mamba y en San Telmo The Nim Bar (distinguidos en Londres y en París, respectivamente, el año pasado), mientras que en Martínez se puede visitar la heladería Goodstën, que en mayo obtuvo el premio IIDA otorgado por la Interior Design Association, en Chicago, y para la cual partieron de una casa típica del barrio, que ahora suma a su fisonomía aires modernos.

La heladería Goodstën, en Martínez, otro diseño premiado de Hitzig y Militello
La heladería Goodstën, en Martínez, otro diseño premiado de Hitzig y Militello Fuente: LA NACION

-¿Cuál es el enfoque del estudio?

-Leonardo: Somos un estudio de 15 años de trayectoria, donde la misma actividad nos fue rotando hacia la arquitectura comercial. Nos interesa que el usuario experimente de forma novedosa los espacios, que los transite y que exista allí una especie de universo de sensaciones relacionadas en parte con lo que estudiamos en la profesión, pero también con otro tipo de elementos que no están asociados a la arquitectura: universos oníricos, el arte aplicado como es el arte contemporáneo hoy, la comunicación, el branding. Hay una mezcla de un montón de factores. Así como las redes sociales están todo el tiempo impulsando y generando nuevos acontecimientos, los espacios comerciales han virado -prepandemia- a algo nuevo que realmente merece repensarlos, y ahí estamos nosotros.

-Fernando: En gastronomía se abre un submundo de distintos tipos de arquitectura, pero también estamos muy enfocados en todo lo que es espacios de trabajo; últimamente cambió mucho la manera de habitarlos y de atravesar la experiencia de la gastronomía. Ahí es donde tenemos más para aportar y repensar. Nuestro equipo de trabajo está compuesto por arquitectos, pero también por artistas, diseñadores gráficos, comunicadores, realizadores visuales y todos los oficios y artesanías que esto conlleva.

-Hoy, a la hora de diseñar un bar, por ejemplo, ¿qué peso tiene que haya espacios instagrameables?

-Leonardo: Hoy es una demanda de los clientes, que nos piden que los lugares tienen que sí o sí poder ser retransmitidos por las redes sociales, y que por favor busquemos rincones interesantes. Y es algo que podés apreciar también en el arte contemporáneo, que la gente va a una obra de [Leandro] Erlich y se saca una foto, y se crea ese mundo que se reinventa en las redes. El ejercicio que nosotros hacemos es generar un storytelling, que es crear una identidad de lugar, que es básicamente una coherencia que permite poder trazar una línea que conduzca del espacio al mundo virtual, contando el mismo cuento. Pero no es más ni menos que el espacio en si mismo cuente este cuento que es el storytelling, y que no sea solamente un cuento verbal, sino algo que se efectivice desde la intención que genera el espacio.

-Fernando: Todo lo que uno genera sabe que a la larga en algún lado se va a reproducir, pero no es el objetivo sino más bien una consecuencia. No queremos caer como en la banalidad de "vamos a generar lugares instagrameables", no pensamos así la arquitectura. Después, si la película quedó buena seguro se va a reproducir en las redes. Nuestro objetivo es que el universo sea lo más creíble posible.

Fogón, el restaurante en Arabia Saudita diseñado por Estudio HMA
Fogón, el restaurante en Arabia Saudita diseñado por Estudio HMA Fuente: LA NACION

-¿Cómo fue el desafío de Fogón, trabajado a la distancia y en una cultura diferente?

-Leonardo: Un integrante del proyecto, el chef ejecutivo, es argentino y nos encontró en las redes sociales, porque quería ver las cosas que pasaban acá. Nos plantearon un espacio de cocina contemporáneo europeo, que tenga una asociación indirecta con las tabernas londinenses. Hicimos el trabajo de descomponer lo que nos traían para no reproducir algo, y ahí está el trabajo de la abstracción y del ladrillo que hemos hecho. En vez de apilarlos y armar una pared, el trabajo de desarmarlos y dejarlos en el aire, y de un montón de gestos que realmente fueron muy bien valorados por este premio.

-Fernando: Este proceso intelectual de abstracción del pub inglés, para no copiar y no reproducir, es de donde surgen estos patterns y texturas del ladrillo inglés, y las geometrías que nos permiten generar espacios a partir de la abstracción de determinado elemento, en este caso el ladrillo rojo terracota típico londinense.

-Leonardo: Por otro lado, no hizo falta viajar para llevar adelante el proyecto, y ese es uno de los factores que a nosotros nos pusieron alerta de que nuestro servicio puede ser realmente muy fácil de vender de forma virtual al exterior. Sí fue complejo porque se trababa de una cultura diferente, lo que planteó desafíos desde el punto de vista del espacio, que hubo que dividirlo en dos niveles: uno para los grupos masculinos y arriba para el femenino y la familia.

-¿Cómo se imaginan el diseño de los restaurantes y las oficinas pospandemia?

-Fernando: Cuando empezó esto del Covid, todos los estudios de arquitectura del planeta empezaron a diseñar restaurantes donde la gente come debajo de una cápsula de acrílico o enjaulada; creo que eso atenta tanto contra la experiencia humana de la gastronomía y del relacionarse entre personas. Distinto es que te puedas encapsular para ver una película o una obra de teatro, pero lo que es el mundo del trabajo, lo que es gastronomía, que es relacionarse con gente. Creo que la humanidad hará todo lo posible para volver a la vieja normalidad.

-Leonardo: El tema está en la mesa de debate. Creo que va haber un pequeño cambio, pero que no va a ser tan sofisticado en términos del espacio, sino que va a haber una conciencia más del higienismo.

-Leonardo: Los cambios seguramente serán más de backstage: los camareros, la cocina... sería inconcebible ir a un restaurante y ver en la cocina a la gente que está trabajando sin barbijo.

-Fernando: Va a haber cosas de hoy que van a quedar, porque esto está generando una mella en las costumbres de las que nos va a costar desapegarnos, pero no porque el virus vaya a enfermarnos, sino porque ya uno se siente medio vulnerable.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.