srcset

Escapadas

Montevideo y Patagonia. Hoteles con diseño para planear el fin de semana largo

(0)
6 de junio de 2019  • 15:07

El próximo fin de semana largo, justo en la mitad del año, se presenta como una buena ocasión para planificar una escapada. Montevideo, con una visita a su emblemático Hotel Casino Carrasco que brilla tras una espléndida restauración a cien años de su apertura y, entre las montañas de San Martín de los Andes, a una cuadra del lago Lácar, la hostería La Casa de Eugenia. Propuestas con estética que nos tientan a un merecido cambio de ritmo.

Montevideo

Hotel Casino Carrasco

El hotel fue ideado hace más de un siglo para atraer a la aristocracia ribereña y también internacional al modo de Biarritz
El hotel fue ideado hace más de un siglo para atraer a la aristocracia ribereña y también internacional al modo de Biarritz Crédito: Daniel Karp

A lo largo de su rambla de 22 km sobre el Río de la Plata, la afortunada Montevideo revela algunos de sus hitos de arquitectura racionalista en playa Ramírez y en Pocitos. Un poco más lejos, frente a la playa de Carrasco, su barrio más exclusivo, se alza como una visión un palacio en la arena que recuperó todo su esplendor tras la extensa remodelación que encaró la firma Sofitel junto con un equipo de especialistas franceses, uruguayos y argentinos, entre los que se encuentra el estudio IAG Arquitectos, de Ibarroule, Aprea y Gradel.

La reforma llevó la sala principal del casino bajo la nueva explanada, una suerte de plaza pública elevada que restableció el vínculo con la rambla, y agregó pompa mediante la escalinata con plantación formal

Cuando cae la noche, la iluminación a cargo del estudio de Ricardo Hofstadter pone el acento en las columnas y marca la entrada. La paisajista Cristina Le Mehauté creó un contrapunto con topiarios de boj en la moderna escalinata.
Cuando cae la noche, la iluminación a cargo del estudio de Ricardo Hofstadter pone el acento en las columnas y marca la entrada. La paisajista Cristina Le Mehauté creó un contrapunto con topiarios de boj en la moderna escalinata. Crédito: Daniel Karp

Durante el proceso de restauración, una dotación de expertos trabajó para volver a descubrir lo que estaba tapado por años y recuperar las proporciones, la calidad ambiental y los materiales del hotel. Cuando se eliminaron las capas de pintura que igualaban roble y cedro, surgieron los colores originales de las molduras y los dorados a la hoja.

Izq.: El comedor, con cortinados teatrales y vista al Río de la Plata, que a esta altura de la rambla tiene la inmensidad de la vista al mar. En todos los espacios, la unión entre la tradición francesa y la vanguardia tecnológica y de materiales es una constante.
Izq.: El comedor, con cortinados teatrales y vista al Río de la Plata, que a esta altura de la rambla tiene la inmensidad de la vista al mar. En todos los espacios, la unión entre la tradición francesa y la vanguardia tecnológica y de materiales es una constante. Crédito: Daniel Karp

En el corredor junto al lobby que remata en una puerta de madera restaurada, una larga alfombra en tonos marrones. Pareciera que aquí las lámparas del estudio Front para Moooi tienen el efecto de hacer pensar en el acceso a un patio de carruajes.

Crédito: Daniel Karp

El antiguo comedor tenía pisos de madera y la claridad del techo vidriado. Hoy, aquí funcionan el lobby y la recepción. Por suerte, los vitraux se pudieron recuperar, pero no así los pisos, que fueron revestidos con mármol. La diseñadora francesa Sybille de Margerie, experta en la ambientación de hoteles de lujo, propuso colocar las arañas a pocos centímetros de las mesas vidriadas.

Crédito: Daniel Karp

En las torres se ubicaron las suites Imperiales. Son tríplex, y se las nombró Montevideo y París para homenajear a las capitales que dan personalidad al edificio

Crédito: Daniel Karp

Uniendo dos en la mayoría de los casos, las habitaciones son los espacios que más se modificaron para adaptarlas a las exigencias del huésped de hoy. La vista es un privilegio que permanece inalterable. El estudio de Francisco López Bustos, que venía de participar de la restauración del Teatro Colón, también fue parte del equipo de primera línea que trabajó para darle vida al Sofitel Carrasco. Su labor en el interiorismo estuvo enfocada a armonizar lo contemporáneo y lo histórico.

Crédito: Daniel Karp

La paleta surge de los colores terrosos del Río de la Plata, por lo que ganan los neutros sobre las estratégicas notas de color. El cuero, bien rioplatense, tiene gran protagonismo en los respaldos de cama.

Todavía hoy el hotel sigue siendo una presencia descollante, tal como lo quiso Alfredo Arocena, visionario "desarrollador" uruguayo que imaginó un destino capaz de atraer bon vivants de todo el mundo. Así se lo pidió al arquitecto francés Gastón Mallet.
Todavía hoy el hotel sigue siendo una presencia descollante, tal como lo quiso Alfredo Arocena, visionario "desarrollador" uruguayo que imaginó un destino capaz de atraer bon vivants de todo el mundo. Así se lo pidió al arquitecto francés Gastón Mallet. Crédito: Daniel Karp

San Martín de los Andes

Hostería La Casa de Eugenia

Crédito: Daniel Karp

Ubicado a una cuadra del lago Lácar, el edificio en el que funciona esta tradicional hostería boutique fue construido en 1927. Su estructura original es de madera de raulí del bosque andino, muy preciada y con explotación limitada en la actualidad y para hacerla se utilizó el sistema de balloon frame, es decir, un armazón de madera recubierto por machimbre, tanto en el interior como en los exteriores.

En cada estación el jardín toma distintos ánimos y colores. Inviernos blanco-nieve; en primavera, miles de flores; en verano, verde intenso, y en otoño, un espectáculo de rojos y amarillos.

El piso en damero es de los años 20; las teteras antiguas y las piezas de plata son heredadas y la araña de caireles, proveniente del Mercado de Pulgas porteño.
El piso en damero es de los años 20; las teteras antiguas y las piezas de plata son heredadas y la araña de caireles, proveniente del Mercado de Pulgas porteño. Crédito: Daniel Karp

La casa, una de las primeras de la ciudad conserva su esquema en forma de H, incluso después de la ampliación desarrollada por el estudio del arquitecto Pablo Velasco Suárez, que respetó la construcción original y su estilo.

El paisajismo estuvo a cargo de Marcela Madueño y su hija Silvina, lo que termina de cerrar este emprendimiento totalmente familiar.
El paisajismo estuvo a cargo de Marcela Madueño y su hija Silvina, lo que termina de cerrar este emprendimiento totalmente familiar. Crédito: Daniel Karp

En la galería, el piso de damero fue realizado en la remodelación para combinar con el del desayunador. El cielorraso plano de madera cubierto por chapa por fuera, con una marcada pendiente por las características climáticas de la zona.

En el living se nota el estilo arquitectónico de los colonos galeses, en detalles como las ventanas con apertura en forma de guillotina, vidrios repartidos y la ornamentación en los contramarcos.
En el living se nota el estilo arquitectónico de los colonos galeses, en detalles como las ventanas con apertura en forma de guillotina, vidrios repartidos y la ornamentación en los contramarcos. Crédito: Daniel Karp

El verde subido de las paredes de machimbre se corta a tres cuartos de altura. Y se realza con elementos en rojo intenso. El hogar de piedra se agrandó en la remodelación. Su boiserie tiene 25 años y es uno de los centros de atención.

Crédito: Daniel Karp

Como en el resto de la hostería, la recepción exhibe muebles que pertenecieron a los abuelos de Agustín Roca, su propietario.

La cocina se puede divisar desde la recepción, a la que está integrada. Con sus instalaciones originales (solo se hicieron cambios mínimos), refleja el ambiente casero que reina en la hostería.
La cocina se puede divisar desde la recepción, a la que está integrada. Con sus instalaciones originales (solo se hicieron cambios mínimos), refleja el ambiente casero que reina en la hostería. Crédito: Daniel Karp

Decorados con un estilo clásico, los cuartos tienen paredes revestidas con machimbre pintado en distintos tonos, haciendo composé con la ropa de cama.
Decorados con un estilo clásico, los cuartos tienen paredes revestidas con machimbre pintado en distintos tonos, haciendo composé con la ropa de cama. Crédito: Daniel Karp

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.