Oficios industriales: ¿cómo se hacen los fósforos?

En José León Suárez funciona la única fábrica de fósforos de la Argentina, que produce 200 millones de unidades por semana.
(0)
21 de agosto de 2016  • 19:02

Por Cecilia Acuña / Fotos de Flor Cosin

Dicen que sin el fuego el ser humano no hubiera llegado demasiado lejos. Lo interesante en este derrotero es que junto con su propia evolución, la humanidad también provocó la evolución del encendido del fuego, que pasó de los chispazos entre dos piedras a la maravilla de los fósforos de madera, que todavía hoy ocupan un lugar privilegiado en la cocina de nuestros hogares.

Así ingresan a la fábrica los troncos enteros de los álamos talados, con corteza incluida.
Así ingresan a la fábrica los troncos enteros de los álamos talados, con corteza incluida.

El proceso de fabricación comienza en el bosque de forestación de álamos que posee la Compañía General de Fósforos Sudamericana en la localidad de Campana. Allí, con un período óptimo de crecimiento de 15 años que permite aprovecharlos mejor, los árboles se talan y se trasladan a José León Suárez, donde se encuentra la única fábrica de fósforos del país que todavía sigue en funcionamiento.

Las láminas extraídas de cada tronco se convierten en palitos.
Las láminas extraídas de cada tronco se convierten en palitos.

Cada uno de los troncos es cortado en segmentos de 60 centímetros que luego son cilindrados. Es decir, un torno les quita la corteza y prepara la superficie para su posterior laminado. Estas láminas de madera son guillotinadas en dos sentidos para obtener cientos de miles de palitos que caen en bachas como un festival de papas pay.

Los recientes palitos de madera pasan por un baño químico que los fortalece.
Los recientes palitos de madera pasan por un baño químico que los fortalece.

Antes de llegar al momento clave del proceso –el del encabezado–, los palitos son sometidos primero a un baño químico que evita que se hagan brasas con el encendido y después a un pulido que elimina las astillas. Un sistema automatizado los clava por unidad en una enorme cinta transportadora, donde serán sumergidos en parafina, una sustancia que permite que la llama dure lo suficiente como para que el fuego pueda tomar la madera.

La pasta fosfórica le da la cabeza de color al fósforo.
La pasta fosfórica le da la cabeza de color al fósforo.

Como si fueran los participantes del Juego de la Vida, los palitos avanzan hacia el destino inminente que les cambiará la esencia: el sumergido en la pasta fosfórica y su característica cabeza de color. Lo que sigue son 40 minutos de secado y el llenado de las cajas de 400, 220 y 30. Desde hace décadas, el fósforo, en realidad, no se encuentra en las cerillas, sino en las raspaditas laterales de las fundas para evitar que puedan encenderse de la nada dentro de las cajitas.

Después de 40 minutos de secado, los fósforos se ponen en las cajas.
Después de 40 minutos de secado, los fósforos se ponen en las cajas.

Las bandas laterales se pintan con una tinta que contiene los químicos combustibles, gracias a los cuales se produce el fuego sagrado.

Millones de fósforos sobre la cinta transportadora donde reciben un tratamiento de secado intensivo.
Millones de fósforos sobre la cinta transportadora donde reciben un tratamiento de secado intensivo.

También se fabrican e imprimen las cajas y las fundas que contienen los fósforos.
También se fabrican e imprimen las cajas y las fundas que contienen los fósforos.

El armado de la caja se realiza de manera automática con su característica lengüeta.
El armado de la caja se realiza de manera automática con su característica lengüeta.

El proceso culmina con la caja terminada, lista para llegar a nuestras manos.
El proceso culmina con la caja terminada, lista para llegar a nuestras manos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.