srcset

Paisajismo

Patio con estanque, amplias galerías y terrazas al mar, el refugio de una familia en José Ignacio

(0)
12 de marzo de 2020  • 00:00

Es una de las primeras casas que se construyeron en el entonces pequeño pueblo de pescadores de Uruguay, en la punta de una península y en una ubicación muy emblemática de José Ignacio, ya que está a pasos del faro. Supo ser el restaurante Los Negros, de Francis Mallmann, y hoy es la casa de una familia numerosa que tuvo que adaptarse a ser hogar , con gran cantidad de visitas en la estación más cálida.

El patio central constituye el corazón de la casa, el lugar de llegada y de distribución hacia el resto de los ambientes interiores. Allí, un estanque proporciona sonido del agua y atrae pájaros que lo frecuentan en busca de frescura.

Izquierda: en el patio central, se usó el piso original de la casa, de granito de las sierras de José Ignacio con juntas de arena. Derecha: El sector de la parrilla tiene una mesa alta y larga para disfrutar de las noches de verano bajo la pérgola.
Izquierda: en el patio central, se usó el piso original de la casa, de granito de las sierras de José Ignacio con juntas de arena. Derecha: El sector de la parrilla tiene una mesa alta y larga para disfrutar de las noches de verano bajo la pérgola. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Entre las juntas del piso, hechas en arena, se implantaron especies naturales de la playa y también aromáticas -como ciboulette y tomillo-, que se usan en la cocina. Se buscó tener rico perfume en el patio, por eso eligieron el jazmín azórico y la datura o floripón que, con sus fabulosas campanas blancas, no solo llenan el aire de aroma, sino que se iluminan a la luz de la luna. Contra los muros laterales se usó muehlenbeckia (que se adapta muy bien al clima marítimo) y achiras rojas, que traen el color del faro al patio. Los lotos y nenúfares complementan el estanque.

Las galerías que rodean el patio son espaciosas y allí se generaron lugares de reunión, de sentarse a la sombra, de comer.
Las galerías que rodean el patio son espaciosas y allí se generaron lugares de reunión, de sentarse a la sombra, de comer. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Las texturas de verdes con hojas de distintos tamaños y pocos colores logran un ambiente relajado que armoniza con los materiales nobles como la madera, el granito, la paja de los techos, las cañas.

La casa está elevada respecto de la playa. Se plantaron tamariscos para aportar intimidad y absoluta armonía con el entorno marítimo. El faro, uno de los emblemas de José Ignacio, asoma sobre el verde, al igual que el inmenso mar.
La casa está elevada respecto de la playa. Se plantaron tamariscos para aportar intimidad y absoluta armonía con el entorno marítimo. El faro, uno de los emblemas de José Ignacio, asoma sobre el verde, al igual que el inmenso mar. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

En las terrazas que dan al mar se enfatizó el tamarisco existente , rodeando esta casa elevada. También se plantaron gramíneas del lugar y herbáceas silvestres en toda esta zona, especies muy adaptadas al viento y a las mareas. Contra los laterales también se usaron transparentes (M yoporum laetum ) para dar intimidad a la zona que da al pueblo y que recibe constante flujo de turistas que visitan el faro.

Los materiales nobles, como troncos, madera, piedra y cañas, tienen la coloración grisácea del paso del tiempo, que no invade visualmente el paisaje.
Los materiales nobles, como troncos, madera, piedra y cañas, tienen la coloración grisácea del paso del tiempo, que no invade visualmente el paisaje. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

  • Ubicación : José Ignacio, Uruguay
  • Paisajismo : Alejandra de Dominicis
  • Superficie : 53 m2 y 123 m2 de galerías

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.