Patricia Reggiani. La viuda negra de la moda, a 25 años del asesinato de Gucci

En 2000, en prisión, "lady Gucci" intentó quitarse la vida ahorcándose con una sábana. Hoy, a los 71, visita con frecuencia una tienda Bozart, en via Goldoni, corazón de Milán, a la que asesora. Tiene una asistente que maneja el auto, la acompaña y carga su cartera
En 2000, en prisión, "lady Gucci" intentó quitarse la vida ahorcándose con una sábana. Hoy, a los 71, visita con frecuencia una tienda Bozart, en via Goldoni, corazón de Milán, a la que asesora. Tiene una asistente que maneja el auto, la acompaña y carga su cartera Fuente: HOLA - Crédito: Shutter stock
(0)
24 de junio de 2020  

Aún debería estar presa. Fue condenada a veintiséis años de prisión, pero quedó en libertad después de cumplir dieciséis. Obtuvo semejante beneficio por haber sostenido una "buena conducta" durante el encierro. Un tribunal le ofreció salir antes, en 2011, a cambio de hacer trabajo comunitario, pero ella rechazó la oferta con una respuesta contundente: "Prefiero quedarme en mi celda y regar mis plantas. No he trabajado un solo día en mi vida y no pienso comenzar ahora", se excusó. Así como en los años 70 y en la primera mitad de los 80 se presentaba como "lady Gucci", durante el encierro se autoproclamó "reina de San Vittore", en alusión a la cárcel donde cumplió su pena.

Maurizio y Patrizia se casaron en 1973. Doce años después, él la abandonó: viajó por negocios y no regresó.
Maurizio y Patrizia se casaron en 1973. Doce años después, él la abandonó: viajó por negocios y no regresó. Fuente: HOLA

En Italia todos conocen la historia de Patrizia Reggiani (71). La llaman la "viuda negra de la moda", ya que mandó asesinar a quien fuera su marido durante doce años, el último descendiente de Guccio Gucci que presidió la empresa familiar. Asesorada por una vidente napolitana relacionada con la camorra, contrató un sicario que le disparó tres veces por la espalda. Pagó 400 mil euros por el atentado. El 27 de marzo de 1995, el cuerpo de Maurizio Gucci cayó sin vida frente a la puerta de Via Palestro 20, una de las zonas más lujosas de Milán, donde están los headquarters de Gucci. Con mantilla negra y envuelta en un llanto desconsola-do, Patrizia acompañó a sus hijas Allegra y Alessandra en el funeral de su padre. Dos años más tarde, cuando el crimen parecía quedar impune, la vidente (llamada Pina Auriemma) habló de más y Patrizia terminó en el banquillo de los acusados. Si bien siempre sostuvo su inocencia, en el debate se confirmó que el móvil del asesinato no fue el dinero. Patrizia, que había heredado una fortuna de su padre, veía que su status social y la herencia de sus hijas se veían amenazados tras conocerse que Maurizio planeaba casarse con su nuevo amor, Paola Franchi. Jamás dejaría que otra mujer fuese llamada "lady Gucci".

El 27 de marzo de 1995, un sicario mató a su ex marido, el nieto de Giorgio Gucci. Sin embargo, aún cobra la pensión de un millón de euros al año que acordaron en su divorcio
El 27 de marzo de 1995, un sicario mató a su ex marido, el nieto de Giorgio Gucci. Sin embargo, aún cobra la pensión de un millón de euros al año que acordaron en su divorcio Fuente: AFP

Al mismo tiempo que dictó sentencia, el juez emitió un fallo que sorprendió a todos: ordenó mantener el acuerdo de divorcio que Patrizia y su ex marido firmaron en 1993, dos años antes de que ella mandara asesinarlo, por el cual continuaría recibiendo una pensión de un millón de euros cada año incluso durante su estadía en prisión.

Desde que obtuvo su libertad, en 2013, se convirtió en asesora de la marca de joyas Bozart. Jamás regresó a la prisión, a la que llama "residencia San Vittore". Sus hijas no volvieron a recibirla y no le permiten ver a sus nietos. Patrizia dice que, si el problema es su pensión, ella es capaz de renunciar a su millón de euros anual con tal de reunir a la familia. Pero pone dos condiciones: que le presten el velero familiar, conocido como Creole, y que la dejen vacacionar en la mansión de los Gucci en Saint Moritz, llamada L'Oiseau Bleu, y que le permitan ver a sus nietas.

En noviembre de 2016, concedió una entrevista a la agencia Ansa en la que sostiene su inocencia: "No soy culpable. No soy culpable porque no ordené el asesinato de Maurizio. Pero tampoco soy inocente porque, debido a mi comportamiento, a veces decididamente ingenuo, involuntariamente puse en marcha una cadena de eventos que luego llevaron a la muerte de mi marido", dijo.

En noviembre de 2019, el director Ridley Scott anunció que volvió a poner en marcha su proyecto sobre la película Gucci, que comenzó en 2009 y abandonó tras un reclamo judicial de la familia. Ya está confirmado que quien interpretará a la "viuda negra de la moda" será Lady Gaga.

"Debido a mi comportamiento, a veces ingenuo, involuntariamente puse en marcha una cadena de eventos que luego llevaron a la muerte de mi marido"
"Debido a mi comportamiento, a veces ingenuo, involuntariamente puse en marcha una cadena de eventos que luego llevaron a la muerte de mi marido" Fuente: HOLA - Crédito: Shutter stock

En 2017, Patrizia quiso "negociar" un acercamiento con sus hijas Allegra y Alessandra. Dijo que podía rescindir su pensión millonaria, pero a cambio pidió que la dejen usar el Creole, barco familiar de los Gucci, reconocido como el velero de madera más largo del mundo, fabricado en 1927.
En 2017, Patrizia quiso "negociar" un acercamiento con sus hijas Allegra y Alessandra. Dijo que podía rescindir su pensión millonaria, pero a cambio pidió que la dejen usar el Creole, barco familiar de los Gucci, reconocido como el velero de madera más largo del mundo, fabricado en 1927. Fuente: HOLA

La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana
La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana Fuente: HOLA

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.