Productividad. Cómo mantenerla en lo que resta del año

Con la atención dividida entre temas laborales, familiares y sociales, sumado al estrés ante la demanda de cerrar proyectos y cumplir con metas, el burnout está a la vuelta de la esquina; expertos comparten claves para hacer foco y evitar "quemarse"
Con la atención dividida entre temas laborales, familiares y sociales, sumado al estrés ante la demanda de cerrar proyectos y cumplir con metas, el burnout está a la vuelta de la esquina; expertos comparten claves para hacer foco y evitar "quemarse" Fuente: LA NACION
Martina Rua
(0)
16 de noviembre de 2019  

Existe una cuenta en Twitter con más de 320.000 seguidores que tiene una única función: marca qué porcentaje del año ya hemos vivido. Hoy, al entrar a @year_progress se ve que ya pasó el 87% de 2019... ¡A este año le queda un mes y medio! Pero la falta de tiempo para lograr cerrar proyectos y cumplir con las metas del año en curso no es el único factor capaz de interferir con nuestra productividad. Nuestra atención se encuentra dividida y tironeada por eventos extralaborales, entre los cuales la planificación de las vacaciones o el cierre del año escolar son solo dos de los tantos posibles. Así, con la sensación de que el 31 de diciembre se termina literalmente el mundo, entramos en un ritmo frenético -a veces autoimpuesto, a veces en respuesta al entorno- que necesita ser repensado para cuidar nuestra salud y bienestar general. Pero, también, para evitar que, envueltos en un ritmo nocivo, no decaiga aquello que justamente queremos potenciar: nuestra productividad.

"Llego al fin de año bastante cansada porque se cierran un montón de cuestiones. Los clientes cierran balances y tienen que meter proyectos antes de fin del año fiscal. Esa presión genera bastante estrés, porque por más que las vacaciones las tomamos partidas y tratemos durante todo el año de estar bien, siempre a fin de año llega todo el cansancio", cuenta Laura González, de 36 años, ejecutiva de cuentas de la empresa Lyracons, que sintetiza la vivencia que por estos días se replica en empresas de todo tipo. Para contrarrestarla, hay diversas estrategias que los especialistas recomiendan a la hora encarar lo que queda de este año, sin perder tiempo y sin "quemarnos".

Mara Schmitman, CEO y fundadora de la consultora de Recursos Humanos SchmitmanHR, cuenta que se trabaja todo el año sobre estos temas, pero que en estas semanas desde Recursos Humanos se está más atento sabiendo que las personas pueden estar emocionalmente más transparentes. "Se presta más atención al tipo de conflicto que hay en los puestos de trabajo, las llegadas tardes, se es más laxo con ciertas cuestiones como personas que necesitan días para ver a su familia en el interior. Otras empresas directamente optaron por que la semana del 25 al 31 de diciembre sea una semana no laboral, que es una excelente práctica que no perjudica el rendimiento sino todo lo contrario", revela.

Para Schmitman es como cuando terminás de leer un libro: llegás con ciertas expectativas al final y según cómo sea leído es que va a ser procesado. "El impacto del fin de año no es por el trabajo, sino que es al revés: hay cuestiones psicológicas y culturales que impactan sobre el trabajo. Una empresa con una cultura sólida tiene muy pocas posibilidades de que alguno de sus colaboradores tenga un burnout". ¿Una idea concreta que genera bienestar? "En nuestra empresa somos pet friendly, una práctica cada vez mas común para reducir el estrés. Nosotros tenemos una perra, Greta, que nos llena de amor¨. responde.

Clase de yoga en medio de la jornada laboral en el laboratori MSD
Clase de yoga en medio de la jornada laboral en el laboratori MSD Fuente: LA NACION

Claudio Vasalo es licenciado en psicología y director de la Consultora Rindo, desde donde acompaña a equipos de trabajo para optimizar su rendimiento y bienestar general: "Cuando en el tanque de nafta no queda tanto combustible, es central saber cómo utilizarlo. No agotarse futurizando en lo pesada que será la semana, mucha capacidad de reversibilidad para dar vuelta la página acción a acción, no al multitasking y no usar energía pensando en las posibles consecuencias negativas de los incumplimientos. La ansiedad muchas veces nos lleva a ver un futuro negro y en consecuencia nos deja vulnerables. La jugada más importante es el presente¨, dice.

Planificación emocional

Para May Groppo, consultora y coach, es deseable hacer foco en el concepto de suficiencia: ¿Cómo habitarla para que lo hacemos alcance, se sienta suficiente? Una opción es lo que se llama "planificación emocional" y desde lo más práctico sería a la mañana en la misma agenda donde están todas estas actividades sumar una o dos palabras que describan cómo me quiero sentir hoy. Groppo, que acaba de publicar Mi vuelta al sol, una guía práctica de introspección propone "mariekondear" a los objetivos varias veces al año. "Separar los que quedan, los que ya no son tan relevantes y los que quedarán para otro momento. Creo firmemente que al hablar de objetivos o sueños no podemos abordar más de uno o dos a la vez en general. Las conversaciones pendientes suele ser un buen disparador¨, recomienda.

Desde Rindo también recomiendan tener "Pretemporadas Organizacionales". Del mismo modo que en el deporte, los equipos en las empresas se preparan para afrontar desafíos importantes. Poder reflexionar acerca de prácticas pasadas, celebrar logros y esfuerzos, revisar objetivos, validar o rectificar estrategias, anticipar obstáculos, renovar compromisos individuales y colectivos, como así también identificar el estado emocional actual del equipo, y determinar cómo ese plantel quiere verse en un futuro próximo, son ejercicios muy importantes para disponerse de la mejor manera.

Hacer consciente a dónde dirigimos nuestros pensamientos en un consejo que los especialistas destacan. Andrea Lardani, directora de Grupo Wellness Latina, lo recomienda para los períodos de alta exigencia. "Hay que estimar con la mayor precisión posible cuánto tiempo durará esta etapa de inusual intensidad, y si se puede establecer una fecha en el calendario mucho mejor. Será importante planificar pequeños descansos o recreos en el trayecto para recobrar energía. El auto reconocimiento y festejo de las metas que se van cumpliendo son también buenas estrategias", dice. Lardani trabaja con programas de asistencia al empleado que brindan asesoramiento profesional de manera confidencial, gratuita y voluntaria para los trabajadores. Los usuarios pueden ingresar a una plataforma de bienestar donde encuentran charlas online sobre temáticas como mindfulness, manejo saludable del estrés, higiene del sueño, alimentación saludable, pausas activas, elongación y yoga, por ejemplo.

Laura González admite que el estrés es uno de los signos cardinales que marcan las últimas semanas laborales del año
Laura González admite que el estrés es uno de los signos cardinales que marcan las últimas semanas laborales del año Fuente: LA NACION

La práctica del mindfulness y yoga son muy elegidas para las pausas en tiempos acelerados. Paula Bulla, psicóloga especialista en manejo de stress, enfatiza el poder del mindfulnes, una invitación a vivir momento a momento sin subirse a la vorágine vertiginosa que tanto estrés genera. "Organizar una agenda clara para coordinar festejos, contemplando que los eventos sociales pueden generar excesos. Respetar los tiempos de descanso también resulta importante. Especialmente en familias con niños y adolescentes, que además de eventos de cierre, suelen tener exámenes escolares y muestras de distintas actividades, que requieren de atención plena y foco para lograr los resultados esperados", aconseja Bulla.

Tiempo fuera

Pequeñas pausas durante el día, de uno o tres minutos para, simplemente, respirar con atención plena, registrar cómo uno se siente, qué puede percibir en cada preciso momento. Esta pequeña práctica da el espacio mental y físico para salir del piloto automático y elegir cómo continuar el día respondiendo a las necesidades internas en lugar de reaccionar. "El simple hecho de respirar de manera atenta y con intención genera efectos psicofisiológicos de autoregulación del sistema nervioso y salimos del estado de alerta, propio del estrés", explica Bulla. Por su parte, Vasalo aporta el ejemplo de casos de equipos de atención a clientes externos con gran desgaste de energía, que a partir del desarrollo de pausas activas de media hora durante la jornada semanal, dos días a la semana, destinadas a la práctica del yoga, tuvieron resultados muy positivos.

En la biofarmacéutica MSD, los empleados pusieron entre sus prioridades contar con espacios de pausa, meditación y yoga. Lo cuenta María Florencia Deverill, directora de Recursos Humanos para Argentina y Uruguay: "Pudimos observar el interés de la mayoría como resultado de una encuesta realizada a principio del año, en donde más de la mitad de nuestros empleados buscaban este tipo de prácticas y las proponían como meta saludable". Marie Medina, de 36 años, integra el Departamento de Data Management de la compañía y asiste regularmente a las clases de yoga: "Todos quieren llegar a fin de año cumpliendo las metas en el ámbito laboral y eso suma presión antes de que todos se vayan de vacaciones. Uno ya trata de empezar a mentalizarse con las vacaciones y justo con las elecciones y la situación económica uno no puede planificar mucho y eso suma estrés", dice y asegura que, en ese contexto, "el yoga es un espacio de tranquilidad y calma".

Florencia Calviello, directora de Project U, consultora de gestión de Recursos Humanos, afirma que es difícil frenar cuando uno está ocupado e incluso sobrepasado de tareas y compromisos. "Ese todo no tiene fin y cada vez es más, y esa sobreexigencia que empezamos a emplear para poder lograr más en cada vez menos tiempo nos lleva a dejar de registrarnos, a no conectarnos con lo que nos gratifica. A pesar de todos los logros externos, en lugar de sentirnos plenos y felices, nos sentimos vacíos y exhaustos¨, describe.

Sin embargo, para Calviello estos meses de "recta final", de alta demanda y muchos compromisos, nos presentan una gran oportunidad para observarnos, para tomar consciencia de cómo venimos actuando y cómo nos sentimos con ello: "Muchas veces el cómo no está presente en el momento en el que definimos nuestras metas o analizamos nuestra productividad, y es increíble que así sea porque en definitiva es lo que constituye nuestro día a día, es lo que somos, es nuestra vida", reflexiona la especialista.

Las fechas límite pueden ser un aliado, porque nos ayudan a organizarnos y administrar nuestros recursos para lograr lo que queremos. Sin los tan temidos deadlines no concretaríamos muchas de nuestras metas. Fin de año se presenta usualmente como el momento de análisis y valoración. "Creemos que tener la lista completa nos hará más felices y más valiosos, pero puede que sí como puede que no. Nada es permanente y lo que funciona un día podría no funcionar otro. Buscar el equilibrio es dar la bienvenida a la transformación, a la evolución, por lo que la oportunidad de evaluar y valorar es continua y permanente", dice Calviello.

Lardani, de Wellnes Latina, recuerda que es probable que el 2020 tenga muchas semejanzas al 2019. Ante este panorama, sugiere que nos hagamos estas preguntas: ¿Cuánto de este panorama depende de mí? ¿Tengo posibilidades de hacer algo al respecto? ¿Cuál fue mi actitud durante el 2019 y qué resultados obtuve con dicha actitud? ¿Me incliné hacia una actitud de protagonista ante el contexto o más bien de víctima y queja? Citando a Víctor Frankl: "Las fuerzas que escapan a tu control pueden quitarte todo lo que posees excepto una cosa, tu libertad de elegir con qué actitud vas a responder a la situación".

Producción: Damián Frydman

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.