Qué hacer el domingo

En una vida de 70 añps, 10 de ellos son domingos. Ante la amenaza de la proximidad del lunes y con una leve sensación de final de fiesta, guía de actividades para quebrar la inercia de un día perdido.
(0)
23 de diciembre de 2009  • 12:53

"Que hacer el domingo", "what to do on Sunday", es una de las frases más buscadas de acuerdo con el ranking de Google. Esto, de algún modo bastante directo, evidencia dos cosas: que cuando la realidad laboral y la carrera contra el reloj descansan, los seres urbanos del planeta nos quedamos sin libreto; y que en el día libre por excelencia, a pesar del ímpetu y la buena disposición que pongamos, no sabemos muy bien por dónde empezar (y mucho menos por dónde terminar).

De hecho, si hay algo en lo que coincide la mayoría, es que el domingo no es un día fácil: nos suele hundir, más de lo deseable, en un desgano o en un descenso gradual, que se parece unas veces al aburrimiento y otras a la melancolía. En una vida de setenta años, diez de ellos son domingos. Diez años: el tiempo suficiente para dar varias vueltas al planeta, para estudiar a fondo dos carreras universitarias, para aprender a tocar un instrumento. Miles de días devorados por la ambigüedad de un momento de la semana que se debate entre el gusto extraño y decadente de un final de fiesta y el rigor amenazante de la proximidad del lunes.

En una realidad social que nos bombardea con la premisa de que el tiempo es oro, es urgente poner manos a la obra y empezar a gastar, de algún modo, esta fortuna. Tres trampas en las que no hay que caer: la primera es abandonar el engaño de que porque uno se levante al mediodía o a las dos de la tarde, el día está perdido (imaginemos el paraíso potencial de un martes, o de un miércoles, sin obligaciones desde las dos de la tarde...); la segunda es olvidarse, o tratar de olvidarse por completo, del fantasma del lunes; lo tercero es lo de siempre: definir claramente la actitud y morir con las botas puestas. Si salimos a la calle, que no sea para escatimar asombro en las esquinas; si nos quedamos en casa a vegetar (porque es lo que nos da la gana hacer), hagámoslo, pero con alegría y sin culpas.

DE NOCHE

Kilkenny: un irish pub en pleno corazón de Buenos Aires, donde podés tomar algo y cruzarte con gente de todo el mundo. Reconquista 1000.

Antidomingo: un bar en el barrio de Saavedra que propone hacerle una zancadilla al bajón del domingo a la noche. Podés comer, tomar algo y escuchar bandas en vivo en un ámbito de mucho relax, desde las 20. Pinto 4860.

Brewhouse Club Buenos Aires: Jazz & cerveza. Enclavado en San Telmo, un ámbito de encuentro obligado entre los adeptos a la cerveza. Una gran variedad artesanal y buena música son la apuesta de este bar. Domingos, abierto a partir de las 20. Estados Unidos 745.

Paseo La plaza: si se trata de ir a ver un espectáculo, una buena opción, entre tantas, es darse una vuelta por el Paseo a las 21. Suele haber ciclos de humor stand-up. Para terminar el día entre risas. Corrientes 1660.

ESCAPADAS

Aventura en el Delta: turismo activo en las islas del Delta. Hay senderos de trekking, caballos, bicicletas, canoas, laguna interior.

Recorrido por Tigre: hay varias islas a las que podés ir a pasar el día, comer un asado, hacer wakeboard, otros deportes acuáticos o simplemente tomar algo en la playita escuchando buena música.

Para los mas extremos: una buena opción es tirarte en paracaídas en Lobos, a una hora de Capital.

Paseos en velero: no es necesario saber navegar. Podés elegir salidas diurnas o nocturnas, de 3 o de 5 horas de duración.

EN LA CIUDAD

Ir al MALBA: los domingos proyectan películas (cine arte o cortos) y hay visitas guiadas de las exposiciones vigentes. Av. Figueroa Alcorta 3415. Malba.org.

Fundacion Proa: en La Boca, inauguró un nuevo edificio. Hay cuatro salas de exhibición, un auditorio multimedia y una librería especializada. Como también tiene restaurante, se puede comer ahí, o bien darse una vuelta por Caminito y jugar al extranjero mezclado entre los turistas. Av. Pedro de Mendoza 1929.

San Telmo: un clásico al aire libre que los domingos se viste de fiesta con su feria de antigüedades. Para dar un paseo y comer en alguno de los restaurantes de la zona.

Centro Cultural Recoleta: mantiene vigente una de las ofertas culturales más versátiles de la ciudad. Hay cursos y talleres los domingos. Junín 1930.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.