Es uno de los ácidos grasos esenciales de la serie Omega 3, con especiales efectos beneficiosos sobre la salud neurocognitiva
Es uno de los ácidos grasos esenciales de la serie Omega 3, con especiales efectos beneficiosos sobre la salud neurocognitiva
(0)
20 de agosto de 2019  • 17:40

Los Omega 3 son un grupo de ácidos grasos, entre ellos el DHA o ácido docosahexaenoico. Quizás ya sabías que contribuyen a la prevención de los problemas cardiovasculares o a la reducción de los niveles de colesterol, triglicéridos y presión arterial, pero, el DHA, además, puede jugar un rol clave en la lucha contra el deterioro cognitivo, las enfermedades neurodegenerativas y hasta la depresión. Aquí, información valiosa para mantener a tu sistema nervioso central protegido.

1- En personas sanas su incorporación sirve para prevenir el deterioro cognitivo y favorecer la agilidad mental. "Lo que se observa a través de la resonancia magnética es que el tamaño de los hipocampos (estructuras que manejan la memoria) son más grandes en las personas que ingieren regularmente DHA," explica el doctor Alejandro Andersson, médico neurólogo y director médico del Instituto de Neurología de Buenos Aires, INBA. "La conclusión es que una persona con una ingesta adecuada de DHA tiene un cerebro de más volumen en comparación con las personas que no cumplen con esa ingesta".

2- Diversos estudios comprobaron que presenta beneficios adicionales en pacientes con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, y que puede ayudar a reducir los síntomas de depresión y ansiedad, así como el déficit de memoria y la fluidez verbal en gente de edad avanzada.

3- En las embarazadas y los chicos de menos de dos años los requerimientos de DHA son mayores, ya que contribuye al desarrollo normal de la retina y el cerebro en fetos y lactantes. "Los hijos de madres con alta ingesta de DHA tienen mejor capacidad de aprendizaje y mejor desarrollo psicomotriz, en especial en niños que sufren el trastorno de déficit de atención e hiperactividad", explica el doctor Andersson.

4- Naturalmente, el DHA es de origen vegetal: se encuentra en la chía y en las algas de los océanos. Los famosos pescados azules (trucha, salmón, boquerones) lo proveen en diferentes dosis porque esos peces se alimentan, justamente, de las algas.

5- El cuerpo humano no fabrica DHA, sino que debe incorporarlo a través de alimentos o de productos dietarios. Laboratorios Bagó próximamente sumará a su cartera de productos un suplemento dietario que aporta los tres ácidos grasos esenciales Omega 3 más importantes: ALA, EPA y DHA en una combinación de aceites de chía y de algas. El principal diferencial del suplemento de referencia es que el DHA se extrae directamente del alga, en lugar de provenir del pescado, como suele pasar en el resto de los suplementos que lo contienen. Se presenta sin las complicaciones del aceite de pescado - desde sabores y olores desagradables hasta potenciales alergias- y que suma, además, el ALA (ácido alfalinolénico) de la chía.

6- Esta combinación de aceite de chía y de algas potencia la protección del sistema nervioso central y ayuda a mejorar la actividad neurocognitiva ante enfermedades neurodegenerativas y ante el proceso de envejecimiento.

En una sociedad que se preocupa cada vez más por pasarse a una alimentación saludable, no olvidemos a este nutriente esencial para el bienestar de nuestro cerebro.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.