Suscriptor digital

Rejuvenecimiento express

La toxina botulínica ahora se aplica en más partes de la cara, como nariz, boca y cuello
(0)
17 de julio de 2011  

La cirugía estética tiene un rival cada día más fuerte: la toxina botulínica, uno de los tratamientos de rejuvenecimiento facial más usados en la Argentina. Hasta hace poco se aplicaba sólo en la frente, entrecejo, patas de gallo y en la cola de las cejas, ahora se aplica en más partes de la cara, como nariz, boca, mentón y hasta en el cuello.

El cirujano plástico Michael Kane, autor de The Botox Book, de visita en la Argentina, dio una conferencia sobre los nuevos usos de esta toxina y una entrevista exclusiva con LNR, junto al Dr. Ezequiel Chouela, dermatólogo del Cemic.

"Más del 60% de mis pacientes lo usa de la nariz para abajo", asegura Kane, que trabaja en Estados Unidos, el país que más consume este producto.

Chouela explica que es posible mejorar muchas zonas. "Hoy es posible generar un efecto de mini lifting, conocido como Nefertiti lift, porque se define un contorno facial perfecto. También se corrigen las bandas platismales, es decir, los músculos verticales situados a lo largo de cuello. Al tensarse, la mandíbula vuelve a marcarse."

Para eliminar la expresión de tristeza en la zona de la boca, llamada líneas de marioneta, la solución es una aplicación en el músculo DAO (Depresor Anguli Oris), que eleva las comisuras labiales.

Consejos de Kane para tener muy en cuenta: dejar un mínimo de líneas de expresión para ganar naturalidad, especialmente en la zona de las patas de gallo. Y en la boca, que haya una buena armonía entre los labios y la dentadura para que no quede una sonrisa canina, en la que se vea mucha encía.

Más usos estéticos: se puede suavizar el mentón, si es pronunciado, y también modificar la punta de la nariz si es que desciende cuando la persona sonríe o habla", explica Chouela. En este caso se soluciona bloqueando el músculo que tira la punta nasal hacia abajo cuando se gesticula. La recomendación principal de ambos médicos es recurrir a dermatólogos o cirujanos plásticos con experiencia, y asegurarse de que haya precisión en las dosis, en la técnica y calidad del producto que se utiliza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?