Roomies a los 30: compartir piso ya no es cosa de estudiantes

María Bravo (32) llegó a la casa de Adriana Davico (52) en Belgrano hace un par de meses: "Es la primera vez que me siento como en casa", dice
María Bravo (32) llegó a la casa de Adriana Davico (52) en Belgrano hace un par de meses: "Es la primera vez que me siento como en casa", dice Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal/AFV
Laura Reina
(0)
22 de noviembre de 2019  

Hace siete años, cuando Isondy Pira (27) llegó de su Corrientes natal para estudiar actuación con Agustín Alezzo nunca se imaginó que terminaría compartiendo piso con seis desconocidos. Cuando se terminó el contrato de alquiler, hace tres meses, y sin saber muy bien si quedarse o volverse a su provincia, decidió probar el piso compartido. "Está bueno, es distinto. Somos siete personas compartiendo la casa, que es amplia, en Palermo. Cada uno tiene su habitación, salvo dos chicos que comparten una. Hay una buena armonía. Salís de tu habitación y siempre te cruzás con alguien en el living o en la cocina. Si no estás apurado, podés charlar", cuenta Isondy, que trabaja como administrativa en un restobar.

Hace una década, el sueño de cualquier sub-25 era irse de casa y alquilar. Hoy, ese sueño parece cada vez más lejano: entre el costo de alquiler (más el depósito y la garantía), las expensas, el equipamiento necesario, impuestos y servicios (entre los que hay que contar internet), compartir piso con amigos o desconocidos asoma como la solución más viable. Pero atención que de un tiempo a esta parte también es una alternativa para treintañeros que se separan o solteros que privilegian viajar y no quieren gastar tanto en vivienda, lo que constituye una verdadera novedad.

Apps y páginas que vinculan dueños de departamentos a los que les sobran dormitorios con interesados en alquilarlos se multiplicaron. A diferencia de Airbnb, donde el fuerte son las estadías cortas (y sin compartir el espacio, estos sitios apuntan a estadías prolongadas y la convivencia con el dueño de la vivienda.

Spare Rooms Buenos Aires, Roomster, DadaRoom y RoomGo son algunas de las alternativas más usadas que conectan propietarios interesados en alquilar habitaciones libres y huéspedes necesitados de ellas. También, en Facebook, hay decenas de páginas con el mismo objetivo. Una de las que ofrece mayor oferta es Alquiler de Habitaciones en Buenos Aires, que desde que surgió, hace ocho meses, ya tiene unos 27 mil usuarios.

"No es que no quiera vivir sola. Esto tiene que ver con achicar gastos. La realidad es que mantener un departamento, con todo lo que implica, es muy difícil. Por la habitación estoy pagando $13.000 y con eso tengo Internet y todos los servicios incluidos. Cuando tuve que evaluar si me alquilaba algo para mí sola, había una diferencia de 4 mil o 5 mil pesos y eso solo en el primer trimestre, porque todos los contratos de alquiler tienen aumentos cada tres meses. Si bien alquilar una habitación es caro, cuesta mucho menos que vivir solo. Y lo más positivo de esta modalidad es que es flexible, no tenés un contrato fijo", destaca Isondy, que encontró la casa por My place de Facebook. "Contacté al dueño, tuve una entrevista, me invitó a conocer la casa y me quedé."

Ser roomie dejó de ser sinónimo de estudiante. En España, por ejemplo, el mercado de alquiler de habitaciones esta dominado por personas de más de 30 años, según cuanta Álvaro Córdoba, cofundador y director de la app de pisos compartidos Badi. "Las personas que buscan compartir piso ya no son estudiantes, sino profesionales que no quieren gastar tanto en vivienda, sino en ocio", le dijo Córdoba a la agencia española EFE en una entrevista reciente. "Los jóvenes que están estudiando una carrera universitaria y buscan compartir piso son apenas el 10 por ciento", especifica Córdoba. Otro dato interesante que arrojó el creador de Badi es que el 60% de los usuarios de la aplicación es gente de la misma ciudad que busca resolver su problema habitacional y no turistas que están de paso por el lugar.

En la Argentina la tendencia va cambiando poco a poco. Pero ya se vislumbra cierta diferencia respecto de ese público estudiantil que se instala por un tiempo hasta terminar los estudios. De un tiempo a esta parte empezó a ser una alternativa para gente de más de 30 que no quiere atarse a un contrato de alquiler por dos años (o tres, si los senadores aprueban la nueva ley de alquileres) y que busca mayor flexibilidad a la hora de elegir dónde y cómo vivir. También son personas que privilegian ciertos barrios como Palermo, Belgrano o Recoleta donde alquilar un departamento suele ser muy costoso. Así, no resignan la ubicación que tanto valoran.

Valeria Pasmanter, creadora de Spare Rooms Buenos Aires, recuerda que al principio, hace 9 años, los huéspedes eran todos extranjeros pero hoy también hay muchos argentinos. "La mayoría son estudiantes del interior porque a los padres les resuelve que su hijo o hija tenga todos los gastos incluidos y no estén pagando las cuentas. Pero también tenemos huéspedes que se están separando y antes de alquilar algo fijo rentan una habitación en Palermo, Belgrano o Recoleta, que son los barrios donde trabajamos", dice Pasmanter, y agrega: "Muchos solteros de más de 30 priorizan el tema de los viajes y el esparcimiento y no quieren gastar un dineral en vivienda. Y ven en este sistema una buena posibilidad".

Pasmanter cuenta que ella le hace firmar al huésped y al anfitrión un contrato de locación turística que se puede ir renovando. También, aclara, pide un depósito a modo de garantía. "Es una forma de formalizar el vínculo. En general trabajamos con anfitriones que en su mayoría son mujeres de 55 a 65 años, viudas o separadas, que tienen habitaciones libres porque ya no viven con sus hijos y necesitan tener una entrada extra de dinero", comenta y dice que el tiempo de estadía promedio es de 4 meses pero hubo casos donde se extendió hasta los 2 años,.

Mismos códigos

Daiana Sandoval tiene 34 años. Hace un mes se convirtió en un la roomie de Mariana Lozano, una artista de 31 que es la dueña de una casa espaciosa en La Paternal. "Llegué medio por urgencia, estaba viviendo en el barrio y necesitaba mudarme por ahí. Me acordé de que había visto un posteo de alguien que buscaba 'compañere' para una habitación en su casa. Me contacté con Mariana que ofrecía un cuarto de su departamento y nos juntamos a tomar un mate -cuenta-. Me mostró toda la casa, lo que más me gustó es que era una chica, eso me daba mucha confianza. Además no era totalmente desconocida porque había una conexión a través de una amiga en común que compartió su publicación", cuenta Daiana, que es empleada administrativa.

Pero Daiana no estaba sola: Juana, su amada gata, tenía que ir con ella también. "Para mí era una condición que aceptara a mi compañera felina. Ella me dijo que no había problema, que también tenía un gato, Bolero, y una perra, Cumbia. Juana con la perra se lleva bien, pero con Bolero costó un poquito más", reconoce Daiana y agrega que vivir con Mariana es fácil porque comparten los mismos códigos: "Ella es budista y yo practico tao. Y me generó mucha empatía que ella también estuviera vinculada al arte. A veces salimos, vamos a una plaza. La otra vez fuimos a tomar una cerveza con otras amigas. Es una forma de hacerse amigos. Más allá del trato de inquilina y dueña, también se entabla una amistad", asegura.

Daiana Sandoval, de 34, es la roomie de Mariana Lozano, de 31, dueña de una casa en Paternal
Daiana Sandoval, de 34, es la roomie de Mariana Lozano, de 31, dueña de una casa en Paternal Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal/AFV

Mariana cuenta que empezó a alquilar una de las habitaciones libres en 2015, buscando sumar una ayuda económica. "Bancar una casa así de grande yo sola era un montón. Y además voy arreglando mucho la casa, entonces de repente se rompe el calefón y son 15 mil pesos. Con la plata del alquiler tengo más margen para cualquier arreglo que pueda surgir -plantea-. Aunque no vivo de alquilar la habitación, me ayuda mucho. Pero también lo hago porque me gusta vivir con alguien. Tengo seis hermanos, siempre viví en una casa con mucha gente. Me gusta compartir, me gusta el desafío de aprender a ceder por el otro. No es que yo pongo las reglas y se las impongo al que venga. Soy una anfitriona que busca que las dos estemos cómodas", asegura Mariana, que reconoce que la mayoría de los inquilinos no se involucran tanto con el cuidado de la casa como ella quisiera. "Daiana fue a la primera que vi con una escoba en la mano. En principio todos te dicen que van a cuidar la casa como si fuera propia, pero después terminan considerando la casa como un lugar al paso y no se involucran con las tareas -se queja-. A todos les gusta que haya mil plantas pero nadie las riega. A todos les gusta que el patio esté limpio pero no lo van a baldear" .

En muchos casos, compartir piso es la solución para muchos de extranjeros que vienen a vivir a la Argentina. Adriana Davico, de 52 años, tenía tres habitaciones libres en su departamento de Belgrano que ahora están ocupadas con roomies, dos de ellas extranjeras. La suya, dice, es una casa multicultural. El año pasado recibió a la sobrina peruana de una amiga que estaba estudiando Medicina. "Me sobraba lugar y la alojé. Pero a fin de año el papá le alquiló un departamento y se fue. Y me quedó una sensación medio rara. Tenía ganas de alojar a otra persona y mi amiga me pasó el dato de Spare Rooms. Les mandé un mail, les conté sobre mi espacio y enseguida vinieron a verlo y se publicaron las fotos", comenta Adriana, que asegura que el negocio económico no es solo para ella: "Las chicas pagan un alquiler de alrededor de $10.000 y no pagan gas, luz, expensas. Tienen Internet, calefacción, aires acondicionados... Es mucha la diferencia. Con lo que me pagan a mí por habitación, no podrían alquilar un departamento en Capital", plantea Adriana, que busca alojar profesionales o estudiantes avanzados de posgrados.

Primero llegó Laura de Colombia. Es odontóloga, tiene 27 años, y está haciendo una especialización en endodoncia. Después se sumó Marlene, una neuróloga de Entre Ríos que está haciendo una especialización en el Fleni en movimientos anormales. Y hace dos meses se instaló María, una venezolana de 32 años, que vivía en Buenos Aires pero no estaba cómoda, y se contactó con Adriana a través de la página. "Mi casa es una planta baja muy luminosa, muy acogedora, muy abierta. Con un patio y una cocina grandes. Somos cuatro mujeres viviendo en armonía, cada una con su historia. Hemos festejado dos cumpleaños de las chicas en casa. Nos llevamos muy bien", dice Adriana, que aunque valora la entrada extra de dinero (trabaja como gerente comercial en una compañía de telefonía celular) dice que esta experiencia de alquilar habitaciones en su casa le sirve para no estar sola.

"Tengo una hija de 25 años que se fue en enero a Sudáfrica y ahora está en Australia. La nuestra es una convivencia de gente adulta, cada una tiene su espacio en la heladera, se cocina, hay momentos en que coincidimos en el desayuno o en la cena. Vivimos muy tranquilas y todas acompañadas -describe-. Si bien yo soy mamá, no me siento la mamá del grupo porque son todas personas adultas. Es más una relación de amigas", sostiene Adriana. Pero María Bravo, de 32 años, la desmiente: "Tiene un gran instinto maternal, nos pide que le avisemos si llegamos tarde o dormimos afuera. Es muy linda. Y de verdad, hasta ahora, de los tres sitios en los que he vivido desde que he llegado a Buenos Aires, hace dos años, es el primero que siento como mi casa".

Isondy Pira y Sebastián Sotelo son roomates en una casa en Palermo que comparten con cinco inquilinos más
Isondy Pira y Sebastián Sotelo son roomates en una casa en Palermo que comparten con cinco inquilinos más Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal/AFV

Sebastián Sotelo tiene 32 años. Llegó de Colombia hace 9 meses con la idea de alquilar un departamento. "Pero ya en Buenos Aires averigüé y era muy costoso, además te pedían una garantía", recuerda. Hasta que entró a distintos grupos de Facebook y encontró la posibilidad de compartir una casa en Palermo, la misma en la que vive Isondy . "Compartir vivienda es interesante porque se generan intercambios culturales sobre todo a la hora de cocinar. Lo más distinto son las comidas: los argentinos hierven el arroz, nosotros lo freímos. En Colombia comemos huevo en el desayuno y aquí preparan algo más liviano. Pero viviendo con locales descubrí que les encantan las arepas y a mí me gusta el mate, el choripán, el dulce de leche y las facturas", describe. En lo único que no coinciden es en la música: "A mí me gusta el rock argentino que llega a toda Latinoamérica. Pero acá se escucha más el de afuera". Nada demasiado grave para negociar en la convivencia.

Producción de Damián Frydman

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.