Opinión. Ser parte del viaje de otros puede transportarnos a nuevos universos