Situationship: qué es esta modalidad de relación amorosa sin etiquetas

Crédito: Shutterstock
Débora Slotnisky
(0)
28 de mayo de 2020  • 15:35

"Quiero que seas mi pareja, pero no quiero sentirme comprometido con vos, ni sentir culpas si te digo que el fin de semana no nos vamos a ver. Quiero manejarme con libertad, pero con vos a mi lado", le dijo Augusto a Natalia después de varios meses de relación. Ellos se conocieron a través de la aplicación de citas Happn.

Carla también tiene su historia. Tras conocer a Roberto en Tinder y planear un viaje juntos a Europa, con los pasajes comprados y el cronograma diseñado, él le dijo por Whatsapp: "Viajaré solo porque quiero que esta relación avance más lento". En ambos casos, como en tantos otros, se plantean relaciones sin etiquetas ni compromisos.

Es un mismo fenómeno: no ponerle nombre a la relación amorosa y evitar sentirse comprometido con la otra persona, algo que se conoce como "situationship".

"Este tipo de situaciones no son de ahora, pero en la actualidad se ve con más frecuencia que antes", señala a LA NACION Andrea Gómez, que es psicoanalista, sexóloga (MN 17990), y autora del libro Sexualidad, pareja y embarazo. Mitos y verdades. Ella explica que la situationship es una especie de intento de fomentar el desarrollo del vínculo y ver qué se siente junto a la otra persona antes de apresurarse a poner un título a la relación.

A esta situación hay que sumarle que con las redes sociales y las aplicaciones de citas, se han multiplicado las posibilidades de conocer gente y de tener contacto con cientos de personas. Por lo cual los individuos se ponen más exigentes al momento de tener lo que se llama un noviazgo o una relación seria que implique compromiso, fidelidad y proyectos a futuro.

No es culpa de las apps de citas

De todos modos, los especialistas consideran que si bien las apps de citas facilitan el hecho de conocer más gente, no tienen causalidad con la situationship porque este tipo de relaciones se puede iniciar en cualquier lugar que no sea una app: "Encontrar a aquella persona que nos complementa no es fácil", recalca Gómez.

El counselor Fabio Fusaro, que es autor de los libros Mi novia, La Mujer de tus sueños, y Mi ex novia, coincide con Gómez y recuerda que si bien no hay situationship por la popularidad de las dating apps, sí han proliferado otros fenómenos como el ghosting (desparecer de la vida del otro y borrar todo rasgo) y el benching (frenar cualquier avance en una relación que podría ser amorosa, pero jugando con la ambigüedad).

Quién elige este tipo de vínculo

Los entrevistados coinciden: la situationship no es buena, ni mala. Simplemente estamos ante una forma de relación que rompe con los mandatos de antaño. Incluso Gómez señala su lado positivo al decir que permite conocer al otro de a poco, sin apuro ni compromisos: "El noviazgo no garantiza calidad ni felicidad en la pareja; por eso es apropiado no colocar esta etiquetas de forma apresurada", dice.

Pero claro, la situationship no calza para todo el mundo. Para mantener una relación "sin etiquetas" es fundamental que las dos personas estén de acuerdo. Por eso, los especialistas recomiendan a las personas no mantener un vínculo de este tipo solo porque se lo pide su pareja, ya que si uno está enamorado puede sufrir mucho.

Si bien a priori se piensa que la frase "no quiero una relación seria" es más pronunciada por hombres jóvenes, Fusaro observa que es un estilo de vínculo que está siendo elegido por personas de ambos géneros y de todas las edades. También está presente tanto entre solteros como en separados. Por su parte, Gómez lo nota con mayor frecuencia en hombres y mujeres mayores de 50 años, que quieren tomar ciertos recaudos antes de elegir a su nueva pareja, y prefieren no apresurarse porque para ellos la palabra "noviazgo" implica un mayor compromiso e incluso la presentación ante la familia.

"Muchas veces las personas separadas que han vivido relaciones o separaciones traumáticas lo piensan dos veces antes de volver a involucrarse en una relación seria. Por eso prefieren no poner títulos a las relaciones y mantener su libertad", sostiene Fusaro.

Más allá de que los casos de situationship son cada día más habituales, de ninguna manera se puede pensar que concepto de noviazgo haya quedado obsoleto. Tampoco implica que estemos ante un vínculo de mala calidad o poco saludable. "Por otra parte también es cierto que algunas mujeres, con tantas posibilidades que dan las aplicaciones de citas, tal vez están esperando que llegue Mel Gibson en Mad Max y algunos hombres también están buscando a su Angelina Jolie..y mientras estos no aparecen prefieren tener relaciones sin compromiso y seguir a la espera", comenta Fusaro.

Pero más allá de que en determinado momento de la vida uno desee mantener una relación sin etiquetas con alguien, es imposible escapar al amor cuando este fluye. Por otra parte, los expertos señalan que no hay que tomar la situationship como algo conflictivo, sino que se trata de un modelo que apunta más a la libertad, y a construir una relación de a poco.

En resumen, este tipo de vínculo se basa en indagar más en el deseo propio, en no apresurarse a comprometerse con otra persona si no se está seguro, y en evitar cumplir con los mandatos de antaño. De ahí que muchas de las personas que empezaron una relación sin etiquetas se van a ver años más tarde en la situación de tener que elegir un colegio para los chicos, programar vacaciones en familia y todas las cosas lindas que tiene vivir una relación de pareja cuando hay empatía y amor.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.