(0)
17 de abril de 2018  • 15:34

El uso de colores vibrantes vuelve este invierno y abocado a los abrigos. Los tapados de paño vienen en tonos fuertes, para lograr sacones que no pasan desapercibidos y que pueden darle un subidón a cualquier conjunto. En @DressitOficial encontrás del rojo fuego (para muchos diseñadores el color del invierno) al fucsia, pasando por el verde esmeralda y el amarillo, todo matiz electrizante vale. ¿Cómo usarlo? Sobre un total look nude, así el efecto de contraste queda espectacular. Concentrate en lograr un outfit en tonos neutros, así dejás reservado el golpe de color para el abrigo.

Príncipe de gales 7/8

La textura del invierno’18 venía asomándose el año pasado, y esta temporada obtiene su coronación. Aporta un toque sastrero y puede llevarse sólo en la chaqueta sobre jeans o en concordancia con el pantalón del mismo traje. Para sumar onda sporty, unas zapas le quitan la formalidad hasta a un esmoquin. Decile sí a la tendencia de tejidos masculinos que se lucen en prendas de mujer.

Check y fieltro

El estampado a cuadros se usa en todas las gamas de colores y con el pattern a diferentes tamaños, desde una trama escocesa apretada a maxi-cuadros. También puede ser de pelo y en combinaciones inusuales de colores para esta estampa clásica, como rosa y azul. Vitamina lanzó un ¾ en cuadros esfumados que renuevan la estampa paradigmática del invierno, con ajuste en la cintura y piel en la solapa.

Los tejidos afieltrados se destacan por su acabado suavecito. Son abrigados y livianos a la vez, esa es su mayor cualidad. Aportan textura con sus entramados que pueden tener diferentes formas, como estrellas o espigas.

Cuello de corderito y puños de piel

Los tapados tejidos y los de cuero muestran detalles que pueden cambiarlo todo. Desde mangas que terminan en pelo largo hasta una capucha de corderito para abrigar la nuca, como el tapado Amy de Doma. En Allo Martínez, el cuello de piel que remata el abrigo es desmontable, para que puedas ir cambiando de estilismo sin aburrirte.

Camel Trench

Mucha agua ha pasado bajo el puente (y ha caído desde el cielo) desde que Thomas Burberry diseñó el primer trench. Corría el año 1914 cuando recibió el encargo: diseñar una prenda impermeable, resistente y que otorgara libertad de movimiento para que los soldados pudieran usarla durante la Guerra Mundial. Desde entonces, su evolución no paró. Al poco tiempo, todo Londres lo quería. Hoy es una de las opciones que no debe faltar en un menú básico de moda, en camel para empezar. En negro también funciona como comodín, y si es de cuero (como el de Ayres que además tiene remaches aplicados en los hombros y canesú en la espalda), todavía mejor.

Brillosos

Si preferís una opción menos tradicional y tenés un guardarropas amplio que te permita jugar con prendas más osadas, este año el trench viene en versiones atrevidas que llegan al vinilo. Esto es una consecuencia de la irrupción de los años ‘80 con su charol en la escena fashionista. Hace falta una cuota de descaro para romper el molde del uniforme típico de una jornada de lluvia con este material. El acharolado brinda una pizca retrofuturista que se luce por completo en negro y en rojo.

Buscá estos productos en Dressit.com

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.