"Te vas a fundir", le decían al dueño de la heladería ícono que ya lleva 43 años en Belgrano