Tigre: un recorrido por la casa de Páez Vilaró

Exuberante y selvática, Bengala es el refugio que Carlos Páez Vilaró construyó en Tigre con el mismo espíritu de su legendaria Casapueblo.
(0)
18 de diciembre de 2009  • 15:42

Todo empezó a principios de los 80, disparado por lo que no prometía ser más que una serena caminata de verano. De la mano por una callecita de Tigre iban el artista uruguayo Carlos Páez Vilaró y su segunda mujer, Anette, la argentina que más tarde sería madre de tres de sus hijos. Al llegar a una esquina desbordante de vegetación, una vieja casa de madera de 1889 con nostalgia de estación de tren –pero hecha sobre pilotes– logró que la pareja hiciera un alto. Más tarde, ese solar se convertiría en la Casapueblo argentina.

"A partir de una casona de madera abandonada nació mi taller de Casapueblo, Tigre. Hoy estoy orgulloso de haberla anexado a la Casapueblo de Uruguay, como una demostración de la hermandad que existe entre el arte de los dos países". Si bien esa vivienda original hoy perdura como el atelier del artista, en el extremo opuesto del inmenso jardín –escondida entre la mata tropical– se alza Bengala, la sorprendente casa erizada de galerías y cúpulas.

Tratar de explicar la raíz de las obras arquitectónicas de Páez Vilaró es imposible, porque nada tienen que ver con otras corrientes o vanguardias: sólo se pueden admirar como obras de arte habitables. Con un devenir bohemio, Páez Vilaró proyectó su hogar con una gran austeridad; allí el ornamento decorativo entorpecería la mirada, fija en la arquitectura. En Bengala no hay grandes lujos, pero sí recuerdos de toda una vida. Quizá lo más admirable es la presencia de la mano del dueño de casa en cada rincón, en cada objeto, en sus bibliotecas pobladas de piezas que rememoran expediciones culturales por el mundo, en especial por África, donde vivió varios años.

Cuando le preguntamos por qué eligió esta esquina ribereña alejada de la ciudad, Páez Vilaró responde: "El Tigre es una región tocada por las manos de Dios. A la riqueza de su naturaleza se suma lo único que tienen sus pobladores. Me siento feliz de haber encontrado esta nueva familia".

Cuentan que Bengala fue el nombre elegido porque que evoca al tigre, felino admirado por el artista y, más íntimamente, al barrio que la envuelve. Realizada en etapas, al proyectarla se pensó en una vivienda funcional, que hiciera posible recibir con comodidad. De esa manera, se planeó un área principal y otra casi en espejo, para invitados. Ambas están unidas por un largo corredor que mira hacia la galería y tiene acceso independiente a las habitaciones de la planta alta.

Del otro lado del parque, el atelier –poblado de un sinfín de obras pintadas por Páez Vilaró allí mismo– está siempre listo para recibir al artista en una de sus añoradas estadías. Mientras tanto, la propiedad funciona como espacio de interés cultural, donde se organizan recorridos con una guía especializada (que debe pedirse con anticipación) para disfrutar del mundo privado de un hombre que trascendió las orillas del Río de la Plata y es considerado uno de los grandes artistas latinoamericanos.

Producción y texto: Silvina Bidabehere

Fotos: Santiago Ciuffo

Encontrá más ideas para tu casa en el Room Finder. Si estás pensando en reformar tu casa, entrá al Direccionario de espacioLiving.com.

Si estás buscando soluciones para tu casa, entrá a reDecorate y dejá tu consulta. Entre Gustavo y los lectores te vamos a dar una solución a tu medida.

Mirá estas otras notas relacionadas: 10 propuestas para empezar a disfrutar de la primavera | Cómo comunicar y expresar a través de la decoración | Cuando la unión hace la fuerza | Una visión transformadora de Palermo | Belle époque: El lujo del espacio | Decoración de película: El curioso caso de Benjamin Button | Una propuesta con calidez atemporal | El Tortoni, un café con leyenda | Un clásico porteño reciclado a nuevo | Un loft con el aire de Puerto Madero | Espacio reciclado: Una equilibrada bohemia | Baños: decoración con estilo clásico

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.