srcset

Historias para conocer

Trabajaba en un bar, le prestó plata a un cliente y con lo que le devolvió creó un imperio

Flavia Tomaello
(0)
28 de diciembre de 2018  • 12:45

El trago Bellini, hecho con espumante y jugo de durazno, es parte de una leyenda. En el mismo lugar en donde se creó, hoy se sirve a 16,50 euros. Pero no se paga sólo la bebida, se compra una historia: la de Giuseppe Cipriani. Este personaje nació Verona a comienzos del siglo XX pero su familia se mudó a Alemania a poco de su nacimiento. La vuelta a su tierra natal fue apenas terminó su adolescencia, cuando fue convocado para la Primera Guerra Mundial.

Terminado el conflicto, se empleó como camarero en diferentes sitios hasta que llegó al Europa Hotel en Venecia. Parte de su trabajo era dar acogida a los clientes en la barra. Allí conoció a Harry Pickering, un casi adolescente que había llegado a la Sereníssima acompañado por su tía millonaria. El joven era un buen cliente: agrandaba su fiado noche a noche. Una mañana, su benefactora partió y lo dejó sin una lira encima. Algo desesperado, sin poder pagar lo que debía, relató a Cipriani su infortunio. Este le propuso prestarle 500 dólares para que pudiera regresar a su patria. Corría 1927.

Pasados los primeros 12 meses Giuseppe dio por perdido el dinero. Siguió al frente de la barra con la fuerte mística laboral que le habían inculcado en casa. Tres años más tarde, Pickering reapareció. Puso 1500 dólares sobre la barra para enmendar su deuda y aportar intereses, e instó a Cipriani: "usalo para abrir tu bar y llamalo Harry".

Arrigo Cipriani, el hijo de Giuseppe y padre de Giuseppe II en el documental Harrys Bar
Arrigo Cipriani, el hijo de Giuseppe y padre de Giuseppe II en el documental Harrys Bar Crédito: IMDB

La regla de la fe

Así como confió en ese veinteañero en bancarrota cuando dio el préstamo, volvió a depositar en él su credulidad. Dinero en mano adquirió un pequeño sitio es una esquina frente al Gran Canal, en la calle Vallaresso, a pasos de San Marco. Allí en 1931 inauguró el Harry's bar, el sitio que, con el tiempo, se convertiría en la barra más famosa de la ciudad. Fue base de operaciones para los grandes cerebros del mundo que llegaban al Véneto para codearse con sus pares y encontrar inspiración.

Acodado en la barra dio vida al mítico Bellini en 1948 y al carpaccio dos años más tarde. Sus pequeños descansos eran tomados en la puerta de su bar. Mirando el horizonte cercano: la otra ribera, la Giudecca. La isla que se extiende justo frente a San Marco. Una idea empezó a rondarle: sus extravagantes clientes podrían sentirse cómodos viviendo Venecia sin estar inmersos en la locura turística.

Su primera experiencia hotelera se dio en una muy poco conocida isla del archipiélago: Torcello. Allí, en un pequeño terreno que había comprado, inauguró Locanda Cipriani. Un modesto sitio de seis habitaciones con restaurante. Ese emprendimiento, ahora ajeno a la familia, aún funciona.

El primero hotel de la familia, desde arriba
El primero hotel de la familia, desde arriba Crédito: Gentileza Cipriani

Torcello fue el testeo, pero su lejanía no era tentadora para la aventura. Una parcela abandonada en esa riviera tan mirada desde su bar fue el destino elegido para que en 1956 empezara la construcción del hoy Belmond Hotel Cipriani. La buena fortuna estaba de su lado. Las tres hermanas herederas de la fortuna Guinness se asociaron a su idea. Dos años más tarde la hazaña estaba hecha: el hotel era realidad, con un taxi acuático propio que lleva y trae desde entonces, con una frecuencia de cada 15 minutos, a los huéspedes de un lado al otro de la orilla. La alcurnia más importante del mundo empezó a darse cita en ese reducto exclusivo.

Un viaje en el pasado

La laguna se ve de casi todas sus habitaciones. Muchas de ellas tienen balcón privado. Todas sus arañas son de cristal de Murano y sus textiles de Fortuny. Tiene un jardín secreto, uno de los pocos que se conservan hacia la laguna en la zona. Allí la huerta que plantaron los monjes aún da de comer a los huéspedes. Bonifacio Brass, nieto de Giuseppe, destaca: "puso su corazón y su alma en hacer un lugar que fuera verdaderamente lujoso. Fue meticuloso con los detalles".

Nunca se detuvo. No dejó de tentar a la intuición que siempre estuvo de su lado. Al momento de adquirir el St. Mark's Palazzo Vendramin del siglo XV, más que duplicó su capacidad que, aún así, casi siempre está colmada. Allí apareció el nuevo desafío: los veranos calurosos animan a una zambullida. Una confusión entre las hermanas Guiness y el propio Cipriani devino en un regalo: la única pileta olímpica de Venecia. Es que ellas aportaron inversión para una de 25 por 50 pies, pero él entendió que el cálculo era en metros.

Es un refugio para los que quieren escapar de la locura turística
Es un refugio para los que quieren escapar de la locura turística Crédito: Gentileza Cipriani

Para 1976 el aún inquieto veronés decidió retirarse y legó el proyecto a la colección Belmond. Aún así el espíritu parece guarecerse allí. Se mantienen costumbres impuestas por su fundador: conserva la idea de alojar en un santuario de calma al fragor barroco que Venecia le ofrece a los sentidos.

Su familia sigue creando espacios como este, primero fue de la mano de su hijo Arrigo y hoy bajo la comanda de Giuseppe Cipriani II. En 2015, un documental se dedicó a contar los detalles de su historia, empezando por el nombre: Harry's Bar.

Este año, para el aniversario del gran hotel, se han creado celebraciones: un lanzamiento de un perfume, el Merchant of Venice, una serie de conciertos en la primera plataforma flotante frente a la Piazza, un recorrido del Venecia-Simplon-Oriente inspirado en el albergue, un desafío de cantineros en pos de crear su propio Bellini 60. Una de las habitaciones se ofrece al costo que tuvo cuando se inauguró, en tanto la línea completa de amenities ha sido diseñada para la ocasión. Una fábula contemporánea con aire a puesta de sol sobre Venecia, acodado en la terraza, suspirando frente al puente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.