Un estudio revela que el deterioro de la naturaleza pone en riesgo la calidad de vida de las personas