srcset

Reciclar, renovar

Antes y Después. Una galería reformada para disfrutar del jardín todo el año

Bárbara Orlando
Josefina Serial De La Torre
(0)
3 de junio de 2019  

Buscando luz y contacto directo con el verde, el estudio Prim replanteó un viejo living que hoy es estar, comedor, quincho, estudio y galería. La auténtica multifunción.

Pusimos mucha cabeza en rearmar la distribución y en los cerramientos. Con una estructura funcional, los muebles, el jardín y el espacio se potencian
Arq. Julián Puyal

Antes: un volumen de baja calidad constructiva con un baño y un lavadero tomaba parte del espacio "pisando" el jardín y copando la mejor vista. El estar tenía cerramientos de vidrio repartido que también desaprovechaban el paisaje.
Antes: un volumen de baja calidad constructiva con un baño y un lavadero tomaba parte del espacio "pisando" el jardín y copando la mejor vista. El estar tenía cerramientos de vidrio repartido que también desaprovechaban el paisaje. Crédito: Javier Picerno

Después: demolieron el baño, el lavadero y las paredes del estar que daban al jardín. Se apuntaló el techo y se hizo una nueva estructura que avanzó sobre el jardín 50cm más que la línea original. Tiene columnas metálicas de 4x12cm y tres carpinterías de hierro plegables que abren completamente el ambiente al exterior. Esa misma estructura sostiene una ampliación del techo con terminación de cabios de madera realizada por el dueño de casa en su taller, Becca Estudio, para darle sombra a la flamante galería.

El toilette y el lavadero nuevos están detrás de las puertas con vidrio esmerilado y ventanal superior que les dan luz natural. Y mucho estilo.
El toilette y el lavadero nuevos están detrás de las puertas con vidrio esmerilado y ventanal superior que les dan luz natural. Y mucho estilo. Crédito: Javier Picerno

En el living, sillón antiguo retapizado en cuero con almohadones de 50x50cm de algodón tejido, alfombra de 1,5 x 2m (todo de Elementos Argentinos), mesa baja de cedro, espejo con marco de pino Brasil recuperado de obra y escalera-perchero de madera de palo blanco (todo de Becca Estudio).

Antes: el baño estaba ubicado mirando al jardín.
Antes: el baño estaba ubicado mirando al jardín. Crédito: Javier Picerno

Después: el toilette se hizo de nuevo, al otro lado del ambiente, en un sector del garaje semicubierto que no se usaba mucho y se revistió por completo con azulejos 'subway tile'. Sintético, en lugar de vanitory se optó por una mesada amurada de madera de lapacho con base de hierro donde se apoyó una pequeña bacha redonda, con grifería de pared para optimizar el espacio. Además, se sumó un espejo con marco a tono (todo de Becca Estudio).

Antes: el estar era chico y estaba segmentado.

Después: al correr el baño y el lavadero de lugar, derribar el muro que los separaba y cambiar el cerramiento que da al jardín, se pudo armar un único y amplio ambiente. El piso se unificó con un mosaico granítico blanco de 40x40, que continúa también en la galería exterior.

Divino el detalle del mapa de Japón, comprado en un mercado de pulgas durante un viaje a ese país.
Divino el detalle del mapa de Japón, comprado en un mercado de pulgas durante un viaje a ese país. Crédito: Javier Picerno

Enfrentada al living, se ubicó el área de trabajo, con cajonera enchapada, escritorio con tapa de fórmica y sillón de estilo escandinavo retapizado con cuero, todo realizado en madera de cedro. A la derecha, una mesa de arrime de fresno e incienso (todo de Becca Estudio).

Aquí, los artífices de la reforma: el arquitecto Julián Puyal (izq.), de Estudio Prim, y el dueño de casa, Germán Van Peteghem, al frente de Becca Estudio, donde diseña y fabrica muebles.
Aquí, los artífices de la reforma: el arquitecto Julián Puyal (izq.), de Estudio Prim, y el dueño de casa, Germán Van Peteghem, al frente de Becca Estudio, donde diseña y fabrica muebles. Crédito: Javier Picerno

Para todos los muebles, el dueño de casa y de Becca Estudio usa madera recuperada: de demoliciones, desechos de aserraderos o árboles talados en la vía pública, que seca en su taller.

En el lateral de la cocina se mantuvo la ubicación de la distintiva puerta con ventanal de hierro y vidrio traslúcido y de colores. Desde la ambientación, con una barra y varios cuadros, se le dio al sector un aspecto de antesala o recibidor.
En el lateral de la cocina se mantuvo la ubicación de la distintiva puerta con ventanal de hierro y vidrio traslúcido y de colores. Desde la ambientación, con una barra y varios cuadros, se le dio al sector un aspecto de antesala o recibidor. Crédito: Javier Picerno

"La puerta original de acceso al quincho, ubicada en un lateral de la cocina, fue la inspiración para el resto de los cerramientos que hicimos a medida".

El estante en voladizo se hizo con una puerta de placard en desuso. Arriba, láminas botánicas sacadas de un antiguo libro alemán de plantas medicinales, enmarcadas por el dueño de casa. El skate de lapacho que usan los chicos también es de su autoría.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.