srcset

Lifestyle

Verano en Argentina: 10 destinos poco concurridos y muy atractivos para agendar

Flavia Tomaello
(0)
13 de noviembre de 2020  • 18:20

Serán vacaciones fronteras adentro y se preferirán sitios poco concurridos: qué mejor, entonces, que irse de recorrida por las rutas argentinas entre algunos de los destinos menos conocidos, pero con atractivos majestuosos.

Todo hace suponer que la temporada de vacaciones se activará para el verano. Seguramente habrá restricciones, algunas generales y otras particulares, tal vez temporarias y sectorizadas, pero la industria del turismo está haciendo sus primeros movimientos para atraer a un público que, un poco por las limitaciones de salir al exterior atadas a la ausencia de vuelos; y otro poco por las ganas de invertir con cautela y rodearse de la familia donde haya otros pocos, se va a quedar dando vueltas por las rutas nacionales. Aquí, entonces, una decena de sitios que merecen conocerse porque cada uno, en su estilo, dejarán boquiabiertos a los visitantes, y, además, de paso, son de poco tránsito, lo que propone una distancia social asegurada.

El mar de piedras

En la poco promocionada Catamarca, se esconde un secreto bien guardado. Apenas a 63 km de Antofagasta de la Sierra, 220 de Belén y a 10 de El Peñón, en Campo de Piedra Pómez se presenta la naturaleza como un cuadro de Dalí con aristas más profundas, casi salido de otro planeta. Unas pinceladas blancas que con rocas de blanco impoluto, que asemejan talco, y una serie de formaciones a modo de crestas que toman colores rosados, amarillos u ocre. Un sitio donde la luz hace lo suyo para pintar el paisaje varias veces al día, por lo que los afectos a las fotos, se llevarán una panzada que parecerán tomadas en sitios diferentes.

Este mar de piedra seduce y tranquiliza a corta distancia del volcán Carachi Pampa
Este mar de piedra seduce y tranquiliza a corta distancia del volcán Carachi Pampa

Se trata de algo más de 5 mil formaciones de roca que cubren 25 km de largo. El cercano volcán Carachi Pampa es testimonio fiel del origen de este monumento natural que es resultado de la actividad volcánica Es recomendable visitarlo con guía y 4x4, o asegurarse de contar con las coordenadas de GPS, porque es muy fácil perderse.

Pinos besando cardúmenes

Al sur de la provincia de Neuquén, donde dos ríos tienen un encuentro ríspido y forman corrientes que pueden observarse como líneas de un electrocardiograma desde el mirador del cruce entre Traful y el Limay, se acuesta en una playa rocosa Villa Traful. Un pequeño paraíso para pocos, al que sólo se accede luego de 30 kilómetros de ripio desde cualquiera de las localidades vecinas. Este pequeño incordio apto únicamente para aventureros, es la gloria que deja al sitio con pocos visitantes, aunque siempre con mucho viento.

Una gran playa, mas allá de las piedras, la de Villa Traful
Una gran playa, mas allá de las piedras, la de Villa Traful

La playa es gloriosa, más allá de las piedras. La flora profusa al alcance de la mano y sobre todo la paz serena del lugar, permiten oír la melodía del pasar del agua. Alto Traful es una de las sorpresas: un hotel de lujo desde lo arquitectónico, hasta la dimensión y vistas de sus habitaciones (hay visibilidad del paisaje hasta desde ventanas dentro de las bañeras).

La joya de la corona es el bosque sumergido. La margen Norte del Lago Traful, en una pendiente delicada, se adormece sobre una paleta que recibe arena y piedra, espacio propicio para que se arraigue un bosque de una centena de metros cuadrados que, según explican los baquianos, ha sido desplazado en un movimiento de napas en el pasado, lo que ha dejado las raíces a una veintena de metros de profundidad, y las copas sumergidas.

El KM 0 de la ruta 40

Aventurarse por el sur argentino conduce a sorpresas. Los paisajes disímiles que van de mar a glaciares o de estepa a bosque húmedo permiten verlo casi todo. Cabo Vírgenes es un sitio que le suena a muchos, pero que pocos localizan y muchos menos han visitado.

La escala casi obligada, luego de unos 130 kilómetros de ripio desde Río Gallegos, es a Hacienda Monte Dinero. Una hacienda típica de la cría de ovejas en locaciones donde los inviernos son crudos y los veranos otoñales. Mientras que allí se puede pernoctar y sostener la energía con comida casera, es el paso previo perfecto para encaminarse hasta la punta más extrema del continente hacia el sur, casi cayéndose hacia la isla de Tierra del Fuego.

El paisaje es abrumadoramente bello. Hay de todo y los ojos no alcanzan. Por un lado el mítico faro del lugar que, si hay suerte, puede estar abierto gracias a la presencia de la gendarmería a cargo de su vigilancia. A pasos de ese sitio se encuentra el cartel que indica el KM 0 de la ruta más famosa de la Argentina, la 40. Pero para el que se anima a irse un poco más allá aún, se accede a la pingüinera más agreste y cercana que podrá verse jamás. Se camina entre los nidos semisubterráneos donde las crías hacen su proceso hasta la adultez. Es importante considerar que esto se produce de septiembre hasta abril donde 120.000 parejas de pingüino magallánicos procrean. Los pingüinos pasan caminando por millones como si se tratara de Florida y Corrientes pre pandemia, mientras se oye al océano golpear allí no más, donde la tierra pierde el nombre.

Los pingüinos son parte del paisaje
Los pingüinos son parte del paisaje

Nada que tenga que ver con un hueco

El Hoyo en Chubut se integra a lo que se ha dado en llamar los pueblos de la Comarca Andina. Mientras Lago Puelo o El Bolsón se llevan todas las estrategias de marketing, esta localidad es para conocedores. La localidad es modesta y pequeña, pero el paisaje lo tiene todo. Es ideal para afincarse unos días si se aprecia la vida agreste y la caminata persistente.

Uno de los recorridos más interesantes lleva a la de cascada Corbata Blanca, poco mencionada, pero muy sorprendente cuando se la conoce. Hay varios senderos para hacer el recorrido caminando y muy bien señalizados en cuanto a dificultad y duración.

Puerto Patriada es un sitio al que se ingresa desde El Hoyo mediante un camino que atraviesa los bosques. En el sendero se puede ir haciendo paradas en los miradores. Desde allí puede verse desde la distancia uno de los atractivos imperdibles: el Laberinto Patagonia, considerado uno de los más grandes de Sudamérica, realizado de cerco vivo y que posee dos niveles de complicación con 5 ingresos y una única salida. Puerto Patriada linda con el lago Epuyén, apto para los deportes náuticos.

El sitio más cercano a Star Trek

A 15 kilómetros de Gancedo, provincia del Chaco, se esconde otra de esas joyas que tiene poca prensa. Se trata del Campo del Cielo, un área de 1.350 km2 donde hace 4.000 años cayó una lluvia de meteoritos. Linda con Santiago del Estero. Para los pueblos originarios existen reinterpretaciones poéticas de estos sucesos. Así para el pueblo qom se tratan de gotas de sudor del sol. Para los wichi, en cambio, se trata de trozos de la luna que desgajaron a zarpazos los jaguares.

La historia verdadera se le debe a un científico norteamericano llamado William Cassidy, quien luego de una investigación guiada por la NASA realizada en los años '60, descubrió el meteorito El Chaco, de unas 28 toneladas, que fue por muchos años el segundo más grande del mundo después del Hoba que está en Namibia y pesa 60 toneladas. Recientemente se localizó el Gancedo de 30 toneladas. Hay en el lugar un centro de interpretación donde se exhiben algunos meteoritos y se proyecta un documental en 3D.

El parque volcánico

Con más de 800 volcanes de retroarco, con extensos campos de roca fundida -lava- y materiales fragmentados -cenizas, lapillis y bombas- que deslumbran al visitante y ponen de relieve el poder, la dinámica y variabilidad de la geología terrestre, Payunia constituye uno de las parques volcánicos de mayor densidad y diversidad del planeta.

La actividad volcánica que dio forma al paisaje actual se produjo a finales del período terciario -considerado un tiempo geológico reciente- y continuó, aunque alternadamente, hasta épocas prehistóricas. Es uno de los sitios de mayor densidad volcánica del mundo, con un promedio de 10,6 volcanes cada 100 km². Su diversidad biológica la convierte en una de las regiones representantes de la estepa patagónica y además posee yacimientos arqueológicos que suman atractivo, tanto de interés turístico como científico y educativo.

Es recomendable acceder con guías autorizados porque la zona no está señalizada.

Un destino de película

A 60 kilómetros de Posadas, en la capital de la provincia de Misiones, se encuentran las más famosas ruinas jesuíticas de San Ignacio Miní. De las misiones jesuíticas de los siglos XVI y XVII es la mejor conservada en territorio argentino. Alrededor de una plaza central se distribuyen la iglesia, la Casa de los Padres, el cementerio, las viviendas y el cabildo.

En la construcción de San Ignacio se empleó la piedra local, el asperón rojo, en grandes piezas. La dimensión de los trabajos ha permitido que, pese a años de deterioro, la mayor parte de los muros siga en pie.

La Reducción Jesuítica San Ignacio Miní, junto con las de Nuestra Señora de Loreto, Santa Ana y Santa María la Mayor (ubicadas en la Argentina) fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Es el sitio que se eligió para filmar la película "La Misión" con Robert De Niro y Jeremy Irons, acompañada por la inolvidable música de Ennio Morricone. Fue construida por los indios guaraníes en el siglo XVII. Dispone de un interesante centro de interpretación que ilustra, por ejemplo, sobre el episodio de Mbororé, la batalla que inspira la película: en marzo de 1641, cuando los guaraníes de San Ignacio y otras misiones de la zona (armados con arcos y flechas, cerbatanas y algunos arcabuces) se enfrentaron a un ejército de más de 3.000 bandeirantes, esclavistas portugueses.

De los Apeninos a los Andes

La paleta de verdes del valle que rodea a Trevelin atrapa desde la ruta. Tortas galesas y campos de tulipanes son dos atractivos que hacen el corazón de la localidad que queda apenas a 22 kilómetros de Esquel.

El paladar no puede obviar la torta negra y los scons siempre caseros, y dulces elaborados con frutos e hierbas de la región. Los bosques de cipreses y lengas construyen espacios de belleza imparable, el río Futaleufú, los lagos del Parque Nacional los Alerces convergen en este valle que, además, cuenta con paso propio a Chile.

Es inevitable un paso por las cascadas del Nant & Fall, el embalse Amutuy Quimey, el Viejo Expreso Patagónico (conocido cariñosamente como "La Trochita") y hasta por el Cerro La Hoya, uno de los principales centros de esquí del país.

Con toda la belleza jujeña

Mientras el público masivo se codea por acceder a Tilcara, Humahuaca o Purmamarca, Huacalera no tiene nada que envidiar y mucha menos concurrencia. Recostada sobre la ruta 40 que hilvana una decena de pueblos de la provincia de los cuales sería complejo elegir uno sobre otro.

El Trópico de Capricornio queda registrado en esta piedra en Huacalera en Jujuy
El Trópico de Capricornio queda registrado en esta piedra en Huacalera en Jujuy

Huacalera se distingue por contar con el hito del epicentro del Trópico de Capricornio. La foto en la piedra que lo marca, siempre rodeado de cabras pastando, es como la de los lobos marinos en Mar del Plata. Se trata de la posta más antigua de toda la Quebrada y cuenta con un monumento pictórico único escondido en su iglesia de adobe apenas a pasos de ese sitio. En ella se pueden visitar el Bautismo de la Virgen y el Casamiento de la Virgen, dos piezas de la pintura cusqueña.

Dame mar

Imposible hacer un decálogo de sitios argentinos sin dejar una playa para la zambullida y el sol. Allá donde Miramar deja de serlo y apenitas a lo lejos se ve Necochea aparece Centinela del Mar, que es una perla de una serie que conforma un pequeño collar de espacios playeros casi desconocidos, que mantienen el perfil agreste de lo inhóspito pero fantásticas para encontrarse con la naturaleza sin preocuparse de golpear al vecino con la sombrilla. Hay algunos campings cercanos a la playa.

Un poco más allá, a pasos de Quequén se encuentra Costa Bonita, con playa y dunas que sorprenden por tamaño. Casi a las afueras de Necochea, en tanto, otro balneario despoblado: Los Angeles, a pasitos Médano Blanco es un hotel termal. Tres playas más se alinean a pasos de Claromecó, siguiendo hacia el sur: Reta, Orense y San Cayetano.

El balneario Marisol, a algo más de 20 km. del pueblo rural Oriente, invita a la pesca deportiva de mar y río porque cumplen ambos en la zona. Un interesante paseo puede ser el del antiguo balneario Oriente que fue tapado por las dunas y se pueden visitar allí algunas casas enterradas en la arena.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.