Victoria Olivera Ayos. Te presentamos a la hija de Diego Olivera y Mónica Ayos

Si bien viven hace diez años en México, Vicky y su familia se instalaron en Miami para pasar la cuarentena. A sus 16 años, mide 1,80 metros (heredó la altura de su padre) y el parecido de cara con su mamá es impresionante.
Si bien viven hace diez años en México, Vicky y su familia se instalaron en Miami para pasar la cuarentena. A sus 16 años, mide 1,80 metros (heredó la altura de su padre) y el parecido de cara con su mamá es impresionante. Fuente: HOLA
Jacqueline Isola
(0)
2 de septiembre de 2020  

Con tiempo y mucha dedicación, Diego Olivera (52) y Mónica Ayos (48) se sentaron con su hija Victoria (16) para ver las preguntas que ¡HOLA! Argentina le mandó con anticipación. Es que, al tratarse del primer reportaje de Vicky a solas, sus padres querían acompañarla de cerca, tal como lo hicieron durante los primeros pasos de Federico Ayos (27) -hijo de Mónica, fruto de una relación anterior- en la actuación. Si bien viven en México desde hace diez años, donde se convirtieron en verdaderas estrellas de la televisión azteca, Diego y Mónica decidieron pasar la cuarentena en su hogar de Miami junto a su heredera, quien ya comenzó el colegio vía Zoom. "Estoy cursando la preparatoria, que en Argentina sería el cuarto año del secundario. Nos instalamos en México cuando recién empezaba primer grado y por suerte, logré adaptarme muy rápido y me acostumbré a los modismos. A veces hablo muy rápido en porteño y no me entienden, por eso trato de mantener los dos acentos", explica entre risas.

-¿Cómo es ser la hija de una pareja tan conocida?

-Nací con padres que se dedican a esta profesión que es mágica, pero al mismo tiempo siento que es un trabajo que te lleva a estar permanentemente en una vidriera. Ellos por suerte no son de exponerse tanto, eso me permitió disfrutar más y vivir más tranqui.

-¿Qué cosas te da la fama de tus papás?

-Lo positivo, y no se puede negar, es que algunas puertas se abren más fácilmente, pero eso siempre es a cambio de un costo alto: la intimidad. Hoy por suerte lo vivo más relajada porque lo entendí y me acostumbré, pero de chiquita me costaba mucho entender que en cada salida nos interrumpieran para sacarse una foto o para pedirles autógrafos en medio de un almuerzo familiar.

"A mamá le cuento casi todo, confío mucho en su mirada. Obviamente, hay cosas que me guardo porque prefiero resolverlas sola"
"A mamá le cuento casi todo, confío mucho en su mirada. Obviamente, hay cosas que me guardo porque prefiero resolverlas sola" Fuente: HOLA

La fama de mis papás ayuda a que se me abran algunas puertas más fácilmente, pero siempre es a cambio de un costo alto: la intimidad
Victoria Olivera Ayos

-¿Qué cosas heredaste de ellos?

-Papá mide 1,90, mamá 1,64 y yo 1,80, así que claramente la altura la heredé de mi viejo. [Se ríe]. En cambio, el humor es algo que tengo de los dos. Mamá tiene más humor negro y papá es bastante más formal, pero los dos son muy graciosos. En algunas cuestiones me veo muy ordenada como papá, pero en otras cosas soy tan caótica como mamá.

-¿Cómo es tu relación con ella? ¿Qué actividades comparten?

-Nos llevamos muy bien. A mí me gusta decir que somos opuestas complementarias. A veces mamá es muy desestructurada y relajada y yo soy más seria, pero ella termina haciéndome reír casi siempre. A las dos nos gusta mucho ver películas, desde los viejos clásicos hasta las de Disney y obvio, las pochocleras.

-¿Es tu gran confidente?

-Le cuento casi todo. La verdad es que confío mucho en su mirada. Obviamente hay cosas que me guardo porque prefiero resolverlas sola.

-¿Te gustaría dedicarte a la actuación?

-Amo cantar y estudio piano hace años. La música es mi lugar de expresión y donde me siento más cómoda. La actuación también me llama la atención y empezar a estudiar teatro sería una opción para acercarme al tema y tenerlo como un lugar de crecimiento. Pero también pensé en estudiar Psicología porque me gusta mucho observar el comportamiento de las personas. Como verás, todavía no lo tengo muy claro. [Se ríe]

"Nos instalamos en México cuando recién empezaba primer grado y por suerte, logré adaptarme muy rápido y me acostumbré a los modismos"
"Nos instalamos en México cuando recién empezaba primer grado y por suerte, logré adaptarme muy rápido y me acostumbré a los modismos" Fuente: HOLA

Mónica describe a su hija como clásica y sobria. "Nunca vas a ver en Vicky un movimiento que roce la torpeza. Yo, a su edad, era un mamarracho. [Se ríe]. Creo que el combo Olivera- Ayos fue una preciosa combinación. Además, es mi hija y como toda mamá, la siento única e irrepetible", nos confiesa.
Mónica describe a su hija como clásica y sobria. "Nunca vas a ver en Vicky un movimiento que roce la torpeza. Yo, a su edad, era un mamarracho. [Se ríe]. Creo que el combo Olivera- Ayos fue una preciosa combinación. Además, es mi hija y como toda mamá, la siento única e irrepetible", nos confiesa. Fuente: HOLA

La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana
La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana Fuente: HOLA

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.