Vinos: qué quiere decir Pampa El Cepillo, algo que veremos en las etiquetas

Una región de Mendoza fue registrada esta semana para formar parte de las Indicaciones Geográficas; qué la diferencia del resto de la provincia
Una región de Mendoza fue registrada esta semana para formar parte de las Indicaciones Geográficas; qué la diferencia del resto de la provincia
Joaquín Hidalgo
(0)
20 de septiembre de 2019  • 15:11

El vino dice mucho sobre el lugar de donde proviene. Por eso, algunos sitios ganan fama y otros pasan desapercibidos al gran público. Un buen ejemplo es el Valle de Uco, que en 2004 era un remoto rincón que los consumidores de vino conocían de oídas, y que hoy está consolidada como origen de calidad.

Pero a contar de aquel año, en que fue instrumentada la reglamentación para definir Indicaciones Geográficas (IG) en el vino argentino, se fueron conociendo diversos registros de marcas para uso común conocidas como IG. Paraje Altamira fue quizás la más resonante, pero también La Consulta o Quebrada de Humahuaca entre muchas otras. La última de esas IG aprobadas es Pampa El Cepillo, publicada el boletín oficial el 17 de septiembre.

Lo que hasta ahora es un secreto a voces, que los vinos de la fracción Sur del Valle de Uco conocida como El Cepillo eran singulares, ahora podrán decirlo con toda claridad en las etiquetas: Pampa El Cepillo.

¿Por qué es importante?

Pampa El Cepillo está inmediatamente al sur de Paraje Altamira, en el departamento de San Carlos, Mendoza. Es un área relativamente chica, cuyo punto más alto son los 1100 metros, que se extiende con pendiente al sur-este, conocida por los productores de uva por ser una "heladera", como le llaman de forma informal.

Expuesto a los vientos del sur que ingresan al valle con cada frente frío, y lindante con el fondo del valle, la zona de Pampa El Cepillo registra las temperaturas mínimas más bajas del Valle de Uco vitícola. Esa combinación de fríos australes y acumulación de aire frío por las noches, convierte a esta fracción de Uco en una de las más frías.

La que se ve más abajo, en negro, es Pampa El Cepillo; la amarilla es Paraje Altamira
La que se ve más abajo, en negro, es Pampa El Cepillo; la amarilla es Paraje Altamira Crédito: Google Maps

En términos generales, y siguiendo el caso del Malbec como ejemplo, es una zona de intensidad aromática, fruta negra y roja, con trazos de violeta, elevada frescura y paladar de taninos firmes. Es esa combinación de aromas diáfanos y acidez jugosa lo que hace la diferencia.

La indicación geográfica, pedida por Bodega Esmeralda y gestionada por el agrónomo Luis Reginato, viene a circunscribir los vinos de esa región. Que no son pocos, dicho sea de paso.

Reginato, de paso, es quien propuso el nombre. "Si bien todos lo conocían como El Cepillo, usando el nombre de una vieja estancia del siglo XVIII en la zona, nosotros propusimos dividir la región en dos siguiendo los tipos de suelos estudiados por la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo y del INTA. El nombre para la parte baja finalmente nació de un viejo mapa de 1960 en donde se consignaba el área como Pampa El Cepillo", dice el agrónomo que presentó los trabajos.

Dividir para ganar valor

El asunto con las IG es que en la medida en que se registran nuevas y otras ganan valor, los productores de vino pueden hacer la diferencia. El razonamiento es sencillo: si el Malbec de un área determinada gusta más que el resto, y esa área está cerrada, con el tiempo el prestigio empuja el precio.

Eso es exactamente lo que sucede hoy en el Valle de Uco, donde la división en unidades menores está generando vinos más precisos.

Pero nada de esto funcionaría si los vinos, a la larga, no ofrecen ninguna característica que se desprenda de la región. Por eso, las IG son el primer paso para la generación de valor: una marca de uso común para todos los productores que elaboren y embotellen vinos de esa región.

El caso de Pampa El Cepillo es importante porque los tintos de la zona ganaron suficiente prestigio como para que la IG valiera la pena. Ahora bien, ¿qué vinos probar?

En materia de Malbec de Pampa El Cepillo, conviene agendarse Escorihuela Gascón Organic Vineyard (2018, $895), La Nave Va Malbec del Frío (2018, $1590), Revolución Garage El Cepillo (2016, $495), Riccitelli Malbec Vino de El Cepillo (2016, $1150) y Asa Nisi Masa Malbec (2016, $590).

En otras variedades G ran Enemigo El Cepillo Cabernet Franc (2015, 1815) y Paso a Paso Bonarda (2018, $464).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.