Cuando la belleza cambia de hábitos

Con el coronavirus cambiaron las costumbres: aumentaron los tratamientos en casa; el maquillaje hace foco en los ojos y en la protección de la luz azul de las pantallas; los cuidados para evitar el acné
Con el coronavirus cambiaron las costumbres: aumentaron los tratamientos en casa; el maquillaje hace foco en los ojos y en la protección de la luz azul de las pantallas; los cuidados para evitar el acné
Mariangeles Lopez Salon
(0)
3 de octubre de 2020  

La mirada frente a la pantalla, todo el día y a toda hora, cambió la forma de ver a los otros, y de verse a uno mismo. El aislamiento social por el coronavirus también afectó el vínculo con los cuidados de la piel y con la belleza.

Cambiaron los hábitos de consumo, los sentimientos y las relaciones que tienen las personas con las marcas y los productos. "En este sentido se identificaron dos momentos clave muy distintos con respecto a la conducta del consumidor: una primera etapa, en la que se buscaron productos esenciales como alcohol en gel, jabón líquido y cremas de manos, aumentando considerablemente el uso de estos productos, así como también el de las cremas corporales o los productos para el cabello, entre otros", evalúa Florencia Violini, gerenta de marketing de Natura Argentina

En la segunda etapa se incrementó el consumo de otras categorías, como esmaltes, perfumería y maquillaje. "Si bien han crecido menos durante la pandemia, se consumen porque representan una necesidad de bienestar para el consumidor ante los tiempos que estamos viviendo". Pero el cambio más radical se dio en el análisis de lo que se compra y cómo se compra. "Vemos que hay una mayor conciencia sobre lo que se consume, con respecto al origen y la composición de productos, por ejemplo. Una mirada más sustentable y responsable, que ya ocurría desde antes de la pandemia, pero este movimiento se intensificó a raíz del contexto y, actualmente, estamos en presencia de un consumidor preocupado, que busca vincular la compra de un producto con su propósito, con una causa, y que esta le permita generar impacto positivo", agrega Violini.

Rutinas de belleza para cuidarse en casa
Rutinas de belleza para cuidarse en casa

El efecto Maskné

La asociación de las palabras mask (mascarilla en inglés) y acné dan por resultado el término maskné. "Por supuesto que está fuera de discusión el hecho de que todos tienen que usar tapabocas por el coronavirus, pero lo que vimos en el consultorio fue un aumento de consultas por acné en la zona de barbilla o del tapabocas -explica la médica dermatóloga Marilina Zabalo -. Por la falta de aireación y por el roce o fricción de la tela sobre la piel se produce un aumento del acné. Otras de las consecuencias es el incremento de casos de eczema o de rosácea por el aumento del calor por la vaporización que se produce al respirar".

¿Cuáles son sus recomendaciones para evitarlo? Al retirar el tapabocas, higienizar la zona: lavar con jabones suaves, que no irriten, y evitar las toallitas demaquillantes, los exfoliantes o las limpiezas con toallas que puedan producir más roce. Luego, aplicar cremas humectantes, en especial aquellas con ácido hialurónico, que permiten recuperar la piel. Evitar el maquillaje y colocar el tapabocas una vez que el humectante se haya absorbido.

"A su vez, elegir tapabocas 100% algodón, que disminuyen la posibilidad de que aparezca acné porque permite más aireación en la zona -agrega la especialista-. Si se usan tapabocas de uso doméstico, lavarlos diariamente con jabón suave y sin perfume. E intercambiar si se humedece. También se sugiere humectar los labios, que se resecan muchísimo por la falta de aireación".

Cuestión de make-up

Fuera de casa y con el uso indispensable de tapabocas para proteger y protegernos, los protagonistas son justamente los ojos, que concentran toda la atención como transmisores de expresiones. Entonces, ¿qué pasa con el maquillaje?

"Lo que cambió durante la cuarentena es la relación de las mujeres con el maquillaje, como con muchas otras cosas. Creo que esa es la clave -dice Sebastián Correa, make up artist de Givenchy-. Muchas se maquillaban habitualmente, por ejemplo, para ir a trabajar, como una herramienta para estar más prolijas, y de golpe dejaron de hacerlo. Pero muchas otras que usaban el maquillaje como algo más lúdico, continuaron haciéndolo y redoblaron la apuesta".

Las largas exposiciones a la luz azul de las pantallas provocan grandes daños en la piel
Las largas exposiciones a la luz azul de las pantallas provocan grandes daños en la piel

Ese redoblar de apuesta suele reflejarse en las redes sociales, donde el maquillaje se torna más lúdico, con más juego de colores y de texturas. "Empezaron a relacionarse con el maquillaje desde otro lugar, como una forma de expresarse, de valorar los beneficios de verse maquillada, más allá de lo técnico. Ahora tengo muchas más clases de auto maquillaje de mujeres que quieren explorar, no solo lo básico, sino que quieren ir más allá", agrega Correa.

El maquillador profesional espera que sea un efecto más allá de la pandemia, donde prevalezca una mayor libertad expresiva del maquillaje. "De hecho, las marcas están lanzando productos cada vez más jugados y ediciones limitadas subidas de tono", dice.

Hoyel foco está 100% en la mirada, coinciden desde Natura Argentina. Ante el uso de tapabocas como medida preventiva frente a la pandemia, los ojos son los nuevos protagonistas. Incluso todas las tendencias que se acercan en materia de maquillaje, según Verónica Mendoza, su maquilladora oficial, son aquellas que les añaden protagonismo a los ojos para ubicarlos en primer plano.

Las largas horas de exposición a las pantallas de la computadora y celulares encendieron la alerta: la exposición a la luz azul es nociva para la piel. Y así como en verano, también dentro de casa los dermatólogos recomiendan el uso de protector solar. En sintonía, Natura Una lanzó la base Cushion, con tecnología de pigmentos que protege el rostro.

Tratamientos en casa

"La gente, al verse más en la pantalla y notar cosas que quería cambiar, comenzó a hacer consultas sobre tratamientos faciales -dice Priscila Dzigciot, directora médica de Bace Estética y Belleza-. Al principio, con consultas virtuales de rutinas de belleza que dieron mucho resultado. Armamos protocolo de tratamientos con los productos adecuados para cada persona".

Una buena experiencia donde descubrieron que había pacientes con muchos productos cosméticos que no sabían cómo combinarlos o, por ejemplo, que algunos con piel grasa usaban leches de limpieza, o los de piel seca, lociones para acné. Con la ventaja de la consulta online se sumaron pacientes de todo el país.

"Muchas mujeres armaron rutinas cuando antes no tenían ningún hábito de cuidados. Los masajes, que hago desde hace mucho tiempo, empezaron a verlos más personas -agrega Dzigciot, que en su cuenta de Instagram @bace_estetica tiene casi 50 mil seguidores-. Me escriben muchas porque ven los resultados y es una forma muy sencilla, gratuita y muy relajante. Y más ahora con cepillo corporal que hicimos para usar en casa para exfoliación, un tratamiento de hace muchos años, y que permite también aumentar los niveles de energía". Recetas con tradición y siempre actuales.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.