Balance 2016. América Latina: una época más híbrida que refundacional