De los lectores: cartas & e-mails

(0)
2 de agosto de 2020  • 00:22

Carta de la semana

Sumando incertidumbre

La Argentina es un país complicado. En medio de la mayor crisis mundial del siglo XXI, nosotros le agregamos nuestro propio ingrediente. La población se debate entre comer y sobrevivir, entre ser un desocupado o un trabajador empobrecido, las empresas en saber si mañana podrán abrir sus puertas? y el Estado debate si se cambia el número de magistrados de la Corte Suprema. Tema importante, claro, pero fuera de lugar en el contexto actual, como lo fue el caso Vicentin. La Justicia en el país es lenta, partidaria y no confiable, pero por tratarse de una cuestión que merece una reflexión profunda, su reforma, en este 2020, puede esperar. Para abordar ciertos temas sería bueno acomodar el presente y planificar el futuro en lo social, en la salud y en la economía. Ya habrá tiempo para discutir reformas de esta índole; ahora no es el momento de sumar más incertidumbre.

Susana Mastronardi

DNI 12.276.049

Proyecto inoportuno

En medio de una situación sanitaria inédita para el país y el mundo; en vísperas de una catástrofe comercial, financiera y económica sin precedente; en un período en el que la educación está paralizada aunque se pretenda minimizar sus consecuencias y con una situación de inseguridad creciente, al Gobierno no se le ocurre mejor cosa que intentar la reforma del Poder Judicial. Lo que habría que lograr es que la Justicia funcionara de acuerdo con lo que estipula la Constitución y no reformarla con un pretendido esquema de objetivos dudosos. La función principal de la Corte Suprema es ocuparse del cumplimiento cabal de los preceptos constitucionales, tal como se expresa taxativamente en el artículo 116 de la ley fundamental. Dichas funciones no se solucionan con la ampliación arbitraria del número de integrantes ni con la creación de salas especiales para cada fuero, pues para ello están los tribunales y las cámaras ya existentes. Por otra parte, se pretende transparentar la decisión con la creación de una comisión asesora de dudosa -por no decir inexistente- imparcialidad de criterio.

Finalmente, ¿se ha pensado en el presupuesto que deberá necesitarse para la implementación de tan delirante aumento del gasto público, en momentos de crisis como la que transitamos, por enésima vez?

En definitiva, un proyecto, como mínimo, inoportuno.

Jorge Norberto Butera

jorgebutera@sion.com

El fin de la república

Una vez conocida la integración del consejo de "notables" para analizar la reforma judicial y la posible ampliación de los miembros de la Corte Suprema, me llama la atención las personas designadas para ese fin. En primer lugar, es altamente preocupante que abogados que han representado o representan a la vicepresidenta hayan sido llamados a ocupar un lugar en él, siendo que esta y su familia afrontan un sinnúmero de causas penales en su contra. Además, es preocupante la casi total ausencia de especialistas en derecho constitucional y la gran cantidad de penalistas, por tratarse de una materia en la que está involucrada nuestra Carta Magna. Por otra parte, fueron nombradas personas que no tienen a mi juicio envergadura intelectual para tan importante función. Más allá de que se trata de un tema que no es urgente frente a la pandemia que nos azota y que muy bien podría haber sido postergado, es claro que por este camino vamos directo al sometimiento de uno de los poderes del Estado, quizás el más importante, con lo cual el fin de la república como tal se vislumbra muy próximo.

Señor Presidente, estoy seguro de que muchos de sus votantes estarán desencantados ante su actitud ambivalente, Dios lo ilumine y lo haga recapacitar.

Mario Calatayud

mariocalatayud39@gmail.com

Fallos incumplidos

En esta absurda discusión entre la denunciada inactividad de la Corte Suprema por parte del Presidente, la Corte se justifica diciendo que en 2019 resolvió 1148 juicios previsionales, pero son fallos que la Anses no cumple. Luego de diez años la Justicia le dio 120 días hábiles a la Anses para que ajustara mi haber. Como no cumplió, tuve que hacer un juicio de ejecución de sentencia, que duró dos años, que también gané, pero después de doce años y pese a que la Justicia falló a mi favor la Anses sigue riéndose de la Justicia. Pero al exvicepresidente Boudou, condenado, la Anses le liquida toda su retroactividad. Los señores miembros de la Corte Suprema deberían anoticiarse de que sus fallos previsionales la Anses no los cumple.

Roberto Arostegui

DNI 4.753.044

Fibrosis quística

Mi nombre es Natalia y soy la mamá de Olivia y de Dante, que nació con fibrosis quística (FQ) hace 9 años, y la enfermedad nos atravesó para siempre. Olivia tenía 1 año cuando dimos con el diagnóstico de su hermano. A partir de ahí pasaron por mí todos los sentimientos: angustia, miedo, enojo, ansiedad, quietud, desesperanza... pero esto duró muy poco. Enseguida me puse en manos de los médicos. Comencé a estudiar de qué se trataba esta enfermedad, para entenderla, para dejarla entrar, para quererla. Hoy no imagino mi vida sin Dante, sus enseñanzas y su sudor salado. La fibrosis quística se hereda de mamá y papá, un dato fuerte para sobrellevar. No contagia. Los niños transpiran sal. Y esa es la raíz del problema. Esto produce espesamientos en todos los líquidos del cuerpo, generando tapones. En el pulmón el moco duro tapona los conductos y favorece un ambiente propicio para el crecimiento de bacterias y hongos que infectan e inflaman el pulmón, disminuyendo la capacidad respiratoria a estadios de gravedad con necesidad de trasplante. El páncreas también se ve afectado con una bilis espesa que no circula, provocando insuficiencia pancreática, y esto genera una mala absorción de los nutrientes y las vitaminas, que desencadena en pérdida de peso, osteoporosis, diabetes. Otros órganos también se ven afectados. Pero sobre todo se ve afectada la vida diaria. Las limitaciones de un chiquito con FQ son muchas, son las barreras que le presenta la vida y debe sortear. Evitar estar con personas resfriadas limita sus días, muchas veces deja de hacer actividades para no contagiarse. Para comer toma siempre enzimas pancreáticas, incluso en el colegio. Sus días avanzan entre nebulizaciones, kinesiologías respiratorias, vitaminas, ejercicio físico y antibioterapia, internación, oxigeno intermitente, aspiraciones, sondas. Hace dos semanas sentimos que cambiaba nuestra historia, y él, que le pidió en un video al Presidente que apruebe la ley, pudo entender junto a su hermana lo que significan los derechos. Derecho a la vida, a la salud. Derechos para los otros, para todos. Derecho a un certificado de discapacidad para acceder al tratamiento integral que permita la igualdad. Derechos por los que muchos papás peleamos en estos días hasta lograr lo inimaginable: que la ley salga gracias a la ayuda del Presidente y la primera dama.

Esperamos en estos días, con la misma ilusión, una reglamentación sin cambios. Y somos conscientes de que seremos para siempre parte del engranaje que giró para darle un vuelco a la historia de la fibrosis quística. Un día dejamos de ser invisibles.

Natalia Nicolás

DNI 23.992.382

Prevención del delito

Parece que el rol de la policía y el de sus responsables políticos es concurrir a dar el pésame a los deudos de las víctimas de los homicidios que cotidianamente se cometen. La prevención no existe. Los delincuentes circulan por doquier, de a dos, en motos sin patente y en plena cuarentena, hasta que encuentran la presa. Nadie lo impide. No hay controles que secuestren esos vehículos en infracción. Tampoco se ven motos policiales patrullando con dos efectivos y el acompañante con arma larga. En el conurbano no existe la supervisión de los efectivos destacados en la vía pública. Una buena policía no es la que esclarece muchos delitos, sino la que los evita.

Eduardo Favelukes

DNI 4.384.451

Operado en Ecuador

Cuando nuestro hijo tuvo la certeza de que debía operarse para extirpar un quiste renal, quizá incluso sacando el órgano afectado, nuestro mundo se vino abajo. Somos parte de esos "adultos mayores" que no pueden moverse por la cuarentena y nuestro hijo hace tiempo vive en Quito, Ecuador. No importaba la urgencia del tema. Ni él podía venir a operarse aquí ni nosotros podíamos viajar para acompañarlo allá. Una combinación de gente increíble, como el doctor Guillermo Mendoza, quien hizo el primer diagnóstico en Buenos Aires, la solidaria ayuda de Swiss Medical -que nuestro hijo mantiene en la Argentina- y la calidad de los profesionales del servicio de Urología del Hospital Metropolitano de Quito, encabezados por el doctor Francisco Javier Cornejo Proaño, hicieron posible que, mientras escribimos esta carta, nuestro hijo ya esté cursando el posoperatorio en su casa. Nuestro agradecimiento a todos, con énfasis en los profesionales de la salud de Ecuador, un país que aprendimos a conocer hace poco tiempo y que no deja de sorprendernos por la enorme calidad humana de su gente.

María del Pilar G. de Machado

DNI 5.731.880

Amílcar R. Machado

DNI 4.429.144

En la red

La embajada de España desmintió a Axel Kicillof: "Ninguna parte del territorio español está en cuarentena"

Facebook

  • "¡Lo mínimo que tienen que hacer es estar informados! Y dejar de hablar y compararse con otros países cuando la provincia de Buenos Aires es un desastre. Y siempre gobernada por un partido", Graciela Beatriz Filippa
  • "Ningún país tuvo una cuarentena estricta tan larga como la Argentina; acá no es cuarentena, acá es privación de la libertad, autoritarismo", Santa Amelia Mollo
  • "No hay ninguna cuarentena estricta en Europa. La actividad económica continúa y se toman los recaudos de distanciamiento social necesarios", Verónica Laura Demaría

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.