¿Deberían los robots pagar impuestos?

José Claudio Escribano
El fenómeno de la digitalización creciente y la emergencia de la inteligencia artificial plantea en todo el mundo nuevos desafíos económicos y políticos, pero también éticos
El fenómeno de la digitalización creciente y la emergencia de la inteligencia artificial plantea en todo el mundo nuevos desafíos económicos y políticos, pero también éticos
(0)
13 de noviembre de 2018  

MADRID.- Alguien que cultivaba tan bien la lengua como José Hierro, premio Cervantes y premio Príncipe de Asturias por su obra poética, observó que cuando se dice menos de lo que se dice, no hay literatura; cuando se dice lo que se dice, hay prosa, y cuando se dice más de lo que se dice, hay poesía.

Pues bien, cuando se ha acabado el décimo noveno encuentro del Foro Iberoamérica , reunido esta vez para considerar el papel de América Latina y Europa en el escenario mundial, nos encontramos con la sensación de que, en realidad, de lo que se ha hablado aquí ha sido del porvenir de la humanidad. Y no de la suerte inmediata de Europa y de dos regiones mancomunadas por lenguas romances. El español, por un lado, tan cohesionado en su estructura lógica, el uso ortográfico y la comprensión fonética como lo quiso en 1713 Felipe V, al fundar la Real Academia Española, y el portugués, por otro lado, más librado a las libertades lingüísticas de que Brasil se valió frente a los padres fundadores o que le fueron concedidas por la naturaleza menos homogeneizadora del carácter lusitano.

Ha habido, desde la perspectiva de Hierro, poesía a raudales en este foro de Madrid. Aquí se habló de la autonomía y dignidad del hombre y también de la automatización de los robots, que es algo bien diferente de lo primero. Se habló sobre si vamos a seguir con estos algoritmos de internet que rigen de modo creciente en la vida cotidiana sin imponérseles un estatuto moral. Y se habló, en medio de este mundo puesto de revés, en que Estados Unidos va por la protección de su mercado y China comunista va por la libertad de los mercados, de si pueden América Latina y Europa cruzarse de brazos. O sea, mantenerse extrañas a una política realmente común e integradora entre ellas.

Fue oportuno que se rindiera homenaje a Carlos Fuentes, el escritor mexicano desaparecido en 2012, máxima figura inspiradora de este foro conformado por políticos, intelectuales y hombres de empresa a fin de concertar una fuerza cohesionada en el escenario mundial. Contamos con dos lenguas que comparten bastante más de 600 millones de personas. A fines de 2000, cuando se constituyó el Foro, hacía poco tiempo que hablábamos de que el eje del poder mundial se iba corriendo hacia el Pacífico por influencia del desarrollo asombroso de China y de la India.

Ahora ese eje se ha corrido tanto que China, como nunca antes, está entre nosotros. Invierte sumas considerables en múltiples partes de América Latina, sin que parezca que Estados Unidos -o Trump , mejor dicho- se haya concentrado en lo que implica ese desplazamiento tectónico. Estados Unidos, dijo el expresidente colombiano Juan Manuel Santos , está destruyendo todo lo que construyó después de la Segunda Guerra Mundial.

Vino el rey Felipe, con su mensaje de bienvenida. Vino Pedro Sánchez, el joven presidente del gobierno socialista español, con el sugerente comentario de que la democracia debe obrar como una lluvia fina que permee en todas las capas de la sociedad y la vuelva a vincular con las demandas de prosperidad. Lo hizo entre advertencias de que la revolución de género ha quedado legitimada con la reciente e histórica elección de 95 mujeres que entrarán en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Otro socialista, gobernante de España entre los ochenta y los noventa, Felipe González, recordó que la democracia representativa, minoritaria aún a escala mundial, no es sino un mecanismo de convivencia. No se la puede ideologizar ni pedirle que garantice el buen gobierno. Véase el caso de Chávez y de Maduro, en Venezuela, o el de Ortega ("está recuperando a Somoza de la tumba"), en Nicaragua, que llegaron por los votos y gobiernan por las botas.

Que haya adeptos en un país como la Argentina al régimen feroz de Venezuela, que ha perdido en el desquicio de la economía nacional la mitad del producto bruto y aherrojado libertades, ha dejado de ser un tema de la política para pasar a ser un capítulo de la psiquiatría. La pobre suerte de la República de Weimar se mentó a modo comparativo con la tragedia venezolana. Con tantas derivaciones funestas, Weimar asestó, después de todo, a Alemania una caída del PBI del 18 por ciento. Felipe González espetó que al menos las dictaduras tienen reglas; Venezuela, no; constituye una tiranía arbitraria, con tasa inmensa de criminalidad. Por allí terció el expresidente Fernando Henrique Cardoso para decir que el tema de la seguridad y el empleo es más de los pobres que de los ricos, y que resultados electorales como los de días atrás en Brasil simbolizan el sentimiento de que hay que poner orden. Clamor por el orden también en México, dijo el filósofo Federico Reyes Heroles, de familia históricamente vinculada con el PRI: los mexicanos no votaron por la economía, votaron escandalizados por la impunidad del 97,5 por ciento de los casos de corrupción galopante en los negocios públicos.

Crisis en Europa -dijo Ricardo Lagos, expresidente de Chile-, que no puede mantener el ritmo de vida que había conseguido; crisis en América Latina , que no puede conseguir aquello a lo que aspira, a pesar del fortalecimiento de las clases medias en la región, en años recientes. Pero hay para todos un fenómeno tan nuevo como compartido: para los que van bien y para lo que van mal, y también para aquellos de situación tan especial como el caso de la Argentina, donde al presidente Macri le dejaron al asumir unas quince bombas, según la metáfora de un economista de relevancia internacional, de las que Macri desactivó unas siete, otras dos o tres le explotaron en las manos, mientras falta saber qué ocurrirá con el resto, y eso inquieta a los mercados. Para todos, hay un fenómeno generalizado con valor de hecho irreversible: el de la digitalización, al que se suma la emergencia de la inteligencia artificial. Falta decidir, por cierto, la cuestión central: hacia dónde queremos que ambas lleven la civilización contemporánea.

La filósofa española Adela Cortina dijo que estamos viviendo en un eclipse de la razón y, por lo tanto, el fracaso de la Ilustración. Vio ese eclipse no desde la perspectiva de la razón instrumental, pero sí desde la razón de los fines, del sentido moral por el cual el hombre es un ser distinto del animal, incluso para Darwin. La digitalización es democrática, pues los acepta a todos, pero después de setenta años de que las Naciones Unidas sancionaran la Declaración de los Derechos Humanos, ¿no ha llegado, acaso, el momento -preguntó- de dictar una declaración sobre los derechos digitales, de necesidad vital para el futuro?

Fue necesaria la intervención de aquella voz proveniente de la filosofía para sacudir a políticos, gobernantes, jueces, intelectuales, a fin de enfrentarlos con algunos dilemas que suscita la ampliación de las competencias digitales: ¿deberían los robots pagar impuestos ?, ¿son los robots parte del capital o parte del trabajo?, ¿debería haber una renta básica de ciudadanía para quienes no alcancen a conquistar habilidades digitales, es decir, para los analfabetos digitales?

La cuestión quedó abierta a otras interpelaciones. Un coche de conducción automatizada choca y mata. ¿A quién ponemos preso? ¿Al dueño del auto? ¿Al que fabricó el auto? ¿Al que diseño el instrumento del crimen? No son bromas, menos en países como España, donde dos tercios de la población piensan que los robots los desplazarán de sus trabajos. José María Álvarez-Pallete, gerente general de Telefónica, hizo presente que la acumulación de tecnología en esta era es de tal magnitud que supera en cuatro veces lo conquistado por la Revolución Industrial. Urge estar preparados, entonces, para saber qué normas habremos de imponernos en los campos de la ética, de la política, de los modelos de negocios, en fin, que poco tienen que ver con los modelos del pasado.

Todo esto está llevando a nuevas sociedades en formación, en las que el dominio de la ciencia y la tecnología definirá a los ganadores de mañana. Carlos Moedas, portugués, comisario de la Unión Europea en Ciencia e Innovación, invocó un caso extraordinario. Sirvió para esperanzarnos en que hasta por vías laterales de la cultura podríamos ser los primeros en lograr que el cáncer, por ejemplo, se convierta en enfermedad crónica. Moedas recordó que Tu Youyou, investigadora china carente de doctorado alguno, obtuvo en 2015 el Premio Nobel de Medicina. En su interés por las letras, Tu Youyou descubrió un olvidado poema. Escrito dos mil años atrás, los versos referían a las bondades de la artemisa, hierba madre de la artemisina, para tratar la malaria, mal devastador en los trópicos.

Estaba presente René Castro, costarricense, vicepresidente de la FAO, para atraer la atención, en el capítulo sobre calidad de vida y contaminación ambiental, hacia un tema cuya importancia se devela en dos cifras: la FAO contabiliza en el mundo actual 800 millones de seres humanos faltos de alimentos y 1900 millones con sobrepeso. ¿Qué tal si nos impusiéramos con más energía la misión de equilibrar esa disparidad enorme?

José Hierro hubiera celebrado una sentencia que rodó dos veces en la reunión: Gutenberg, al crear la imprenta, fundó la democracia. ¿Qué hará internet por mejorar al menos las instituciones representativas de la sociedad?

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.