Del derecho a no sonreír detrás del barbijo

(0)
28 de junio de 2020  • 00:30

"Una chica tan linda, con esa cara tan seria... ¿Por qué no sonreís un poco?" Jessica Bennet, periodista del New York Times, estaba harta de los hombres que la detenían en la oficina o en los pasillos del supermercado con esa demanda. Para ella, el uso del tapabocas fue algo así como una liberación: ahora podía poner la cara que quisiera, donde tuviera ganas.

"A las mujeres se les impone esta norma de socialización de que la sonrisa debe ser la expresión predeterminada en su rostro", explica la psicóloga Marianne LaFrance, autora de un libro llamado ¿Por qué sonreír? La ciencia detrás de las expresiones faciales . Corolario: "así que todo el mundo lo espera, incluso las mujeres mismas". Esto no implica que sonreír más que los hombres las haga más felices; de hecho, las tasas de depresión son más altas entre las mujeres que entre los hombres. El uso del barbijo trajo este efecto colateral: el fin de las presiones de la sonrisa obligatoria. Dale una máscara -decía Oscar Wilde- y te dirá la verdad.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.