El debate de las escuelas pone en evidencia a quienes no priorizan la educación