El grito de una ciudadanía que se niega a ser rebaño