Manuscrito. El libro, una tecnología que persiste