El mal de todos los males: el liderazgo egoista