De no creer. Hay que decirlo: fue una semana espantosa