Jorge Vanossi: "La Corte considera que toda la Justicia puede estar en juego"

De extracción radical, Jorge Vanossi fue diputado nacional y ministro de Justicia
De extracción radical, Jorge Vanossi fue diputado nacional y ministro de Justicia Crédito: Anibal Greco
Tras una larga trayectoria en la vida pública, el constitucionalista publica un libro de memorias; aquí, analiza el Poder Judicial y el fallo que concedió el per saltum a los jueces cuestionados por el Gobierno
Astrid Pikielny
(0)
3 de octubre de 2020  • 00:00

"Mi padre y mi madre fueron doctores en Química, o sea, eran científicos. Todos éramos de tradición radical alvearista, de modo que en casa, al mismo tiempo que había un ambiente científico, se hablaba mucho de política y había información", dice Jorge Vanossi, que acaba de publicar Constancias y vivencias (Grupo Argentinidad), un libro de memorias en el que recorre tramos de la vida política de la Argentina en los que le tocó desempeñarse como funcionario público en los tres poderes del Estado.

De origen radical, varias veces diputado nacional y ministro de Justicia durante la presidencia de Eduardo Duhalde, a los 23 años se desempeñó como secretario letrado de la Corte Suprema y desarrolló, en paralelo, una intensa vida académica. Cuando cumplió 80 años, dice, tuvo la necesidad de escribir este libro. "¿Por qué a los 80 años? Porque me acordé de Ramón Cárcano, el viejo Cárcano, que cuando ya estaba viejito escribió el libro Mis primeros 80 años".

El Vanossi adolescente tenía una obsesión por los ferrocarriles y llegó a dudar entre la carrera de Ingeniería y la de Derecho, pero finalmente se inclinó por las humanidades y luego de recibirse de abogado desarrolló una vasta carrera como constitucionalista. En diálogo con este diario, Vanossi, que actualmente es diputado nacional en el Parlamento del Mercosur (Parlasur), sostiene que el número ideal para la Corte Suprema es de cinco miembros, analiza el per saltum que la Corte Suprema aceptó el miércoles por el traslado de los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, y afirma que le haría una sola reforma a la Constitución actual: quitar la reelección presidencial y las elecciones de medio término que se realizan cada dos años. "Iría por el sistema uruguayo, que es el más sano", dice Vanossi, autor de una vasta obra sobre temas de derecho público.

Aunque eligió no referirse a los últimos años de la Argentina en su libro, Vanossi tiene una postura crítica de la presidencia de Mauricio Macri, a quien alguna vez acompañó encabezando la lista de diputados del frente Compromiso por el Cambio, en una elección en la que Macri perdió como candidato a jefe de Gobierno, pero la lista de Vanossi ganó en todas las circunscripciones. "Soy crítico porque creo que ha sido un hombre frívolo que no entendía de política. No digo que sea mala persona, pero creo que no era el hombre indicado", sostiene.

-Usted dice que durante su trabajo en la Corte Suprema aprendió más que en los libros. ¿Qué le enseñó esa experiencia?

-Me dio la experiencia práctica de cómo se hacían las sentencias y cómo se resolvían los temas. Aquella era una Corte que no tenía dueños y estaba integrada por gente de mucho prestigio. Eran todos jueces de distinta orientación, pero había mucha armonía, se trabajaba con altura y respeto; muy distinto a las cosas que están pasando ahora.

-¿Era una Corte que se ajustaba más a un criterio jurídico o siempre pesó el cálculo político?

-Pesaba mucho el criterio jurídico. De todos modos, tuvieron que afrontar situaciones difíciles, como la destitución del presidente Frondizi. El tribunal tuvo que definirse al respecto. Pero la descomposición de la Corte viene de lejos. Cuando Perón hace el juicio político a la Corte en 1946-1947, se interrumpe la continuidad de las Cortes permanentes, de las Cortes que no se suspendían. Después vienen los golpes de Estado y por lo general siempre cambiaban la Corte. La Corte clásica fue de cinco miembros, como ahora. Y después Menem hizo el atropello de la Corte de nueve, en una sesión vergonzosa, que yo relato en el libro. Fabricó la Corte de la "mayoría automática".

-¿Cómo ve el funcionamiento de la Corte hoy?

-El funcionamiento actual es de regular para abajo. Hoy la Corte tiene una conformación heterogénea, con mayoría peronista, pero peronismos distintos. La señora Highton de Nolasco es floja; además, le venció el plazo de edad e interpuso un amparo para protegerse y quedarse. Fue sugerida por Alberto Fernández. Después está Maqueda, que es cordobés y no sé qué instrucciones le dará Schiaretti desde Córdoba.

-¿Cuál considera que es el número ideal para la Corte Suprema?

-Soy partidario de que la Corte siga siendo de cinco miembros, o a lo sumo de siete, y no los disparates que están proponiendo Zaffaroni y algunos otros, de una Corte de 15 o de 20 miembros. Hay sectores que proponen reformar la Constitución, pero yo no estoy de acuerdo: disentí con la reforma del 94.

-¿Por qué?

-De la Rúa y yo disentimos porque se creó esa figura del Pacto de Olivos, que era para la reelección de Menem. Desde el Consejo para la Consolidación de la Democracia, Carlos Nino había propuesto la posibilidad de reelecciones, y Alfonsín se opuso en una carta pública diciendo que de ninguna manera un presidente en ejercicio tenía que aspirar a la reelección. En cambio, en el Pacto de Olivos, avaló la reelección de Menem. Crearon lo que se llamó "el núcleo de coincidencias básicas", y los que iban a ser diputados, que habían sido elegidos por elecciones, pero que iban a votar la Constitución, tenían que votar por sí o por sí. De la Rúa y yo nos opusimos y Alfonsín dictó una resolución del partido por la cual los que no aceptaban el núcleo de coincidencias básicas no podían ser candidatos. Entonces, De la Rúa y yo, que íbamos a encabezar las listas, quedamos afuera.

-¿Y no le haría ninguna reforma a la Constitución actual?

-Sí, reformaría una cosa. Sacaría las elecciones intermedias de cada dos años, que son un disparate. Y hay que evitar la reelección presidencial. Hay que seguir el sistema uruguayo, que es el mejor sistema: cinco años sin reelección y sin interrupciones de intermedias. Es lo más sano.

-¿Cómo describiría el funcionamiento actual de los tres poderes del Estado?

-Impreciso. Fíjese, no sabemos qué va a pasar con la Corte, no sabemos cómo va a funcionar el Congreso, no sabemos si va a seguir este gabinete presidencial o si el Presidente va a tener que cambiar de ministros, porque hay casi 30 ministros, de los cuales se ignora el nombre y el apellido de muchos de ellos. Y la mayor parte no son competentes. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, es incompetente, a diferencia de su abuelo, que era un político importante. Si Antonio Cafiero hubiera sido presidente en vez de Menem, quizás hubiera llevado las cosas con mayor seriedad.

-La Corte Suprema acaba de admitir el pedido de per saltum y prohibió desplazar a los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli hasta que analice el fondo de la cuestión. ¿Cuál es su mirada al respecto?

-El fallo de la mayoría, y el de la disidencia, que es el del Presidente de la Corte, son bastantes parecidos. Ordenaron la entrega de los expedientes a la Corte porque ella es la que asume el tema y la que tiene que decidir. Acá no hay ningún avance sobre la Corte ni ningún repliegue: ahora la Corte tendrá que definir. El per saltum es un recurso absolutamente extraordinario, por lo tanto la Corte considera que ahora tiene el monopolio del tema.

-Dado que el per saltum es un recurso tan infrecuente, ¿por qué la Corte lo admite en este caso? ¿Qué lectura hace?

-La Corte considera que no solo podría estar en juego el caso de estos tres magistrados sino también que toda la Justicia puede estar en juego.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.