Hegemonía. La Argentina, un país peronista