Reseña: Otro Manhattan, de Donald Antrim