La lógica perversa del impuesto inflacionario