Opinión. Las elecciones en EE.UU., metáfora de la crisis global