Las nuevas generaciones perdieron la paciencia