Por favor, dejemos en paz a esos isleños